Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell rechaza explicar cuántas "facturas en el cajón" ha pagado

Los socialistas pretendían conocer cuántas "facturas en el cajón", o atrasos sin consignación presupuestaria, ha pagado la Generalitat entre 2005 y 2009. Para ello, la diputada Cristina Moreno dirigió preguntas a las diversas consejerías sobre los denominados "expedientes de enriquecimiento injusto" y de delimitación de responsabilidades que se han abierto y por qué cantidades.

La diputada socialista explicó ayer que todos los departamentos del Consell han contestado con un texto de idéntica redacción en el que vienen a decir que esos expedientes "son objeto de fiscalización previa y plena por parte de la Intervención General de la Generalitat" y que en ninguno de se ha apreciado la existencia de responsabilidad.

Como añadió Cristina Moreno, los expedientes de enriquecimiento injusto se abren para hacer frente al pago de cantidades que la Administración debía por contratos u obligaciones adquiridas sin consignación presupuestaria. Unos pagos que pueden sufrir retrasos de varios años. Esos expedientes son paralelos a los de delimitación de responsabilidades, que pretenden aclarar si han existido irregularidades al contraer obligaciones sin tener presupuesto.

La portavoz socialista aseguró haber recibido informaciones de trabajadores de las consejerías según las cuales los expedientes de responsabilidad, en efecto, fueron abiertos, "pero como el responsable no era el funcionario sino el político que daba la orden, tal como se abrían, se cerraban". La diputada destacó que las cantidades pagadas de esta manera por la Generalitat son importantes, y puso como ejemplo que el informe de la Sindicatura de Comptes de 2008 cifraba en 846 millones de euros el importe de las "facturas en el cajón" de la Consejería de Sanidad hasta el año 2004.

Además de criticar la "falta de transparencia" demostrada una vez más por el Consell, Moreno se preguntó, ante el hecho de que las respuestas de todos los departamentos fueran iguales, "si quien las ha redactado es el mismo que les decía que tenían que contratar a Orange Market y al Bigotes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 2010