Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez dejará en libertad con fianza a los detenidos por el 'caso Polop'

Todos a la calle. Fuentes de los juzgados de La Vila han asegurado a este periódico que la juez del caso Polop ha tomado la decisión de conceder la libertad bajo fianza a cuatro de los detenidos desde el pasado mes de noviembre por el asesinato del alcalde polopino Alejandro Ponsoda, del PP. El sucesor de Ponsoda en la alcaldía, Juan Cano; el dueño y el gerente del club Mesalina, Pedro Hermosilla y Ariel Gatto, respectivamente, y Radim Rakowski, uno de los dos sicarios checos supuestos autores de los disparos, quedarán en libertad si pagan las fianzas. Cano está considerado por la investigación como el autor intelectual del crimen que se fraguó en el prostíbulo Mesalina.

Las mismas fuentes confirmaron que los autos de libertad bajo fianza serán dictados el viernes. La familia de Cano se afanó ayer en conseguir los 20.000 euros que le impondrá la magistrada para conseguir que el ex alcalde de Polop esté en su casa el viernes por la tarde. Los demás acusados saldrán en libertad depositando entre 12.000 y 20.000 euros. Todos, excepto Raúl Montero Trevejo, quien supuestamente facilitó las armas para ejecutar el crimen, condenado a seis años por narcotráfico.

La decisión de Raedo es la consecuencia de que la Audiencia de Alicante acordara ayer dejar en libertad bajo fianza de 12.000 euros a Salvador Ros, un empresario del calzado de Polop detenido por su implicación en los hechos. Su letrado, Jorge Martínez, considera que con esta decisión impera el sentido común.

Separación de la causa

La Audiencia acordó el 18 de junio revocar el auto de prisión de Robert Franek, uno de los dos sicarios de nacionalidad checa acusados de la autoría material del crimen, y dejarlo en libertad con una fianza de 30.000 euros, aunque sigue en prisión porque todavía no la ha hecho efectiva.

La misma sala declinó dejar en libertad a Juan Cano y Pedro Hermosilla. Francisco González, el abogado de Hermosilla, presentó ayer un escrito en el juzgado de La Vila para que la magistrada se avenga a acatar los autos de la Audiencia y acepte la imposición de una fianza para su defendido. De resultas de la investigación policial se dedujo la separación de la causa del asesinato de Ponsoda de otra relativa a los supuestos delitos que habría cometido Cano en la gestión del urbanismo de Polop.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 2010