Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo plan de competitividad prevé movilizar 11.000 millones hasta 2013

El proyecto, que implica a nueve consejerías, tendrá un 60% de fondos privados

Es la gran apuesta económica del Gobierno, hasta el punto de que implica directamente a nueve de las diez consejerías, y movilizará hasta 2013 más de 11.800 millones de euros, de los que el 60% saldrán de las empresas. El llamado Plan de Competitividad Empresarial, aprobado ayer por el último Consejo de Gobierno antes de las vacaciones veraniegas, pretende potenciar la internacionalización de las empresas vascas, la innovación y la sostenibilidad, ésta como oportunidad real de negocio.

El ambicioso proyecto no persigue modificar el tejido productivo, como ocurrió en los 80 con la reconversión industrial, sino implantar cambios en las empresas existentes. "No hablamos de sectores sino de empresas. Pensamos que hay que incentivar a las empresas para que salgan al exterior y sean innovadoras", remarcó el consejero de Industria, Bernabé Unda, al presentar las líneas generales del plan tras el Consejo de Gobierno. Por eso, las protagonistas son las compañías y lo que se pretende es impulsar el espíritu emprendedor, la cooperación, la calidad o la apertura al exterior.

Se buscan cambios en las empresas, sobre todo la internacionalización

Las 30 iniciativas incluidas tendrán un responsable y evaluación anual

Unda explicó que el plan tiene tres ejes principales. El primero, la economía abierta, que busca atraer talentos e inversiones. El consejero aseguró que la imagen externa de la economía vasca debe cambiar. "Tenemos que ser abiertos", dijo y apostó por utilizar las empresas vascas internacionalizadas como tractoras del resto. "Poner como referente nuestra capacidad tecnológica, experiencia y formación y conocimiento es el primer paso para poder atraer empresas".

El segundo es la innovación, en la que la Administración vasca se ha centrado en los últimos años y que es la salida ante las potencias emergentes como China o Brasil con mano de obra más barata. El tercer eje será la economía sostenible, pero no solo como una variable de protección del medio ambiente, sino "como oportunidad de negocio", destacó Unda. "Se puede convencer a los demás para que vengan a invertir aquí", dijo el consejero de Industria.

Entre las 30 iniciativas concretas, destacan la diversificación del destino de las exportaciones, impulsar el desarrollo sostenible, una política activa del suelo empresarial, potenciar nuevas actividades en el sector energético o establecer nuevos instrumentos de financiación para las empresas. Por ejemplo, el Gobierno quiere que las compras de las compañías se fijen en productos más avanzados tecnológicamente y con más sostenibilidad.

La gran diferencia con el anterior plan de competitividad, que abarcó el periodo de 2006 y 2009, es que cada iniciativa tiene un responsable del Gobierno para evaluar su desarrollo, un análisis que además será anual. El objetivo es corregir las posibles carencias.

Todos los Departamentos, salvo el de Economía, están implicados: desde el plan de Salud de la consejería de Sanidad, el universitario de Educación, el de la violencia de género de Interior, los de ferrocarril, vivienda y movilidad de Obras Públicas y Transportes hasta los proyectos de apoyo a las familias y servicios sociales del Departamento de Empleo, los del marco ambiental, cambio climático y competitividad agraria de Medio Ambiente o los de Ciencia e Innovación, Igualdad y Deslegitimación de la Violencia de la Lehendakaritza.

De los 11.835 millones previstos que se prevé movilizar, un total de 7.218 procederán de las empresas. El Gobierno destinará 1.700 millones este año, una cantidad que irá subiendo hasta los 1.900 de 2013. El proyecto absorberá el 90% del presupuesto anual de la consejería de Industria: 686 millones este ejercicio y 713 en 2013 irán al plan de competitividad.

Cerca de 300 personas para la elaboración

La elaboración del Plan de Competitividad Empresarial ha requerido de una ardua tarea, que se inició en enero. La singularidad es que ha contado con la participación de casi 50 directivos de empresas de Euskadi, a los que se han añadido otros 250 altos cargos y técnicos de los diferentes Departamentos del Gobierno vasco. Primero hubo una reflexión previa en la consejería de Industria, tras la que se formó un comité con entidades como Innobasque o Euskalit. Después se crearon grupos de trabajo sobre los ejes principales, como la innovación, la internacionalización y la sostenibilidad, que se completó con entrevistas a todos los implicados, desde técnicos y las diputaciones hasta sindicatos y patronales. Cada una de las 14 líneas de actuación, de las que salen las 30 iniciativas concretas, tiene su responsable. Es decir, a quien pedir cuentas si algo falla o no se cumple según lo establecido.

El trabajo realizado ha permitido identificar las debilidades de la economía vasca, con exportaciones muy concentradas en pocos productos y mercados. A ello se une un escaso número de grandes empresas con capacidad tractora, la poca captación de inversión directa extranjera y talento o la escasez de suelo para las distintas actividades empresariales.

En cambio, las fortalezas del sistema económico de Euskadi son el creciente número de empresas industriales con presencia exterior de gran impacto y penetración, la amplia red de infraestructuras tecnológicas, una mano de obra industrial cualificada y una cadena de proveedores muy flexible, un potente entramado institucional con una cultura consolidada de colaboración con las empresas, una cultura de la certificación de la calidad extendida en el tejido empresarial o una potente red de asociaciones de compañías y clusters.

"Las empresas innovadoras se han comportado mejor ante la crisis", dijo ayer Unda al destacar la importancia de la innovación en el futuro de la economía vasca. El consejero remarcó también que, además de la imagen verde de Euskadi que se impulsa, la energía es "una oportunidad en sí misma" y, en esta línea, debe transformarse en más negocio.

Nuevas financiaciones a empresas

- El documento fija, en la línea de internacionalización de las empresas, la necesidad de diversificar el destinto geográfico y sectorial de las exportaciones vascas. En cuanto a la potenciación de la imagen de Euskadi, apuesta por implantar centros de generación de conocimiento, talento y turismo.

- En la innovación, prevé mantener el acercamiento de la I+D+I entre universidades y empresas, consolidar la Red de Ciencia, Tecnología e Innovación o fomentar la compra pública innovadora.

- Sobre sostenibilidad, se plantea impulsar políticas de I+D+I en nuevas demandas relacionadas con el bienestar humano, desde el ocio, la sanidad y los servicios sociales hasta la cultura y el turismo. También se apuesta por turismo sostenible y participación en las redes europeas.

- En competitividad, el plan contempla implantar nuevos instrumentos de financiación a las empresas y utilizar el suelo como elemento estratégico para competir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2010

Más información