Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Música

A la altura de su leyenda

La Mar de Músicas baila al ritmo de Patti Smith

Gateó por el escenario, felicitó a España por la Copa del Mundo, rompió las cuerdas de su guitarra eléctrica, dedicó una canción a su admirado Roberto Bolaño -"el mejor escritor en español del siglo XX"- y puso a bailar a más de 2.000 personas al ritmo del ya mítico Because the night. A sus 64 años, Patti Smith demostró el viernes por la noche, en el festival la Mar de Músicas de Cartagena, que su voz puede sonar dura, tierna y desgarradora.

Llegó en el autobús con el que recorre varias ciudades españolas. Con su melena canosa, el vaquero metido por dentro de las botas, una camisa blanca y una chaqueta negra, el mismo conjunto que llevaba cuando luego salió al escenario pasadas las 11 de la noche, se paseó durante el día por el centro de Cartagena ante la incredulidad de sus seguidores, que pudieron fotografiarse con ella sin ningún rasgo de divismo. Ni siquiera en esto defraudó. La reina del punk neoyorquino estuvo a la altura de su leyenda en todo momento. Entró en Escarabajal, la principal librería de la ciudad, y emocionada se puso a firmar todos los libros que encontró de sus recuerdos con el artista, y primer amor de su vida, Robert Mapplethorpe. Antes del concierto, templó los nervios en una terraza del centro histórico. Mantuvo sus principios vegetarianos con una sinfonía de verduras, pero los rompió con unas chuletillas de cabrito. Para beber, mucha agua. Ya nadie es lo que era.

Firmó por la tarde en una librería y triunfó por la noche sobre el escenario

Ya sobre el escenario, entre el Teatro Romano y el mar Mediterráneo, no defraudó a nadie. Estaba su público de toda la vida, el que se enganchó a ella con Horses, pero también muchos treintañeros que la aclamaban sin haber crecido con sus canciones. La felicitación a la selección española hizo que se rompieran todas las distancias. Arrancó con Redondo Beach y fue compaginando sus peculiares baladas -en las que escupe los textos- con un rock and roll tan potente que ni siquiera las gaviotas se atrevieron a cruzar la vertical del Auditorio. Incansable, amable con el público que la aclamaba, Patti Smith tuvo un recuerdo para sus "jodidos amigos" antes de Play with fire, pidió disculpas por no hablar otro idioma que el inglés -articuló un "hola"- que el público le devolvió con un guapa a lo que ella contestó con incredulidad: "¿Guapa, yo?". Se mantuvo más de hora y media incansable sobre el escenario y cerró el concierto con el clásico de Van Morrison Gloria, que levantó a todos los asistentes de sus asientos. En los bises se armó de la guitarra eléctrica y al grito de "el futuro sois vosotros" abordó el himno de su última etapa, People have the power, incluido en su álbum Dream of life, que sonó en la campaña de Obama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2010