Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Derrota en blanco y negro

España cae por 5-0 en la Copa Davis por primera vez desde 1957

Una derrota en blanco y negro. Entre los grupos de chándales españoles que se arremolinan, tras caer por 5-0 ante Francia en los cuartos de final de la Copa Davis, se discuten las razones: no se perdía por ese margen desde 1957, cuando Manuel Santana no había debutado aún en la competición y el tenis era cosa de aristócratas, un deporte de élites sin raigambre entre la gente corriente.

Más de 50 años después, España, defensora del título, convertida en la gran potencia de un deporte global, se despidió de la sala Zenith con un marcador sonrojante. En dos partidos ya sin trascendencia, Nicolás Almagro perdió por un doble 7-6 contra Gilles Simon y Feliciano López cedió por 7-6 (3) y 6-4 ante Julien Benneteau. Un dato resume el peso de la derrota: desde la formación del Grupo Mundial (1981) solo un campeón había sido eliminado de esa manera (Rusia, en 2003).

"Estamos tristes y doloridos por el tenis español, la afición y los que han venido a vernos", dijo Albert Costa, el seleccionador, que termina su contrato en diciembre y no ha sido confirmado aún en el cargo por los federativos, que discuten "cómo reactivar al equipo". "Todos los partidos han sido apretados, pero, al final, ellos han estado mejor", siguió el técnico; "hay que analizar lo que se ha hecho hasta ahora y aprender para mañana. Mis jugadores han luchado. Hay que encajarlo y mirar hacia adelante, hacia el futuro".

Hasta ayer, España había caído por 5-0 solo en cuatro ocasiones. Todos los jugadores aludieron a las dificultades de la pista y las decisiones de los jueces de línea, de nuevo protestadísimos. El abrumador marcador, sin embargo, no tiene atenuantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2010