Las ciudades valencianas hacen guiños al turismo gay

La apuesta de la consejería por el colectivo es incipiente

La segmentación del mercado turístico ha descubierto un nuevo nicho al que es muy fácil dirigirse, pero que la Comunidad Valenciana no considera aún un sector estratégico. Es el turismo gay, de alto poder adquisitivo. Según datos de la jefatura de mercado del Instituto de Turismo de España, el turista del colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) gasta diariamente un 60% más que un turista heterosexual (130 frente a 80 euros de media).

Turespaña constata que los viajeros gays tienen entre los 18 y los 35 años, provienen de grandes ciudades y son profesionales. El ente apunta que los destinos favoritos del turismo gay de sol y playa son Benidorm, Gran Canaria, Sitges e Ibiza. Sin embargo, la Consejería de Turismo carece de datos sobre este segmento de visitantes a la Comunidad Valenciana. Fuentes del departamento que dirige Belén Juste explican que se empezó a trabajar este nicho de mercado como "producto específico" en 2008. Hasta entonces se habían hecho cosas sueltas, agregan las mismas fuentes. Hace dos años, el Consell organizó un Fam Trip (viaje para conocer una determinada oferta turística) con Canal TV Gay y BUMP! TV de Canadá. Y el año pasado fueron tres las misiones organizadas.

Benidorm es uno de los destinos más consolidados de la mano de británicos
El turista homosexual gasta un 60% más que el heterosexual

Turismo incide en que el público gay suele mostrar preferencia por Benidorm y Valencia, y en menor medida también por Alicante, y asegura que la Comunidad Valenciana es el cuarto destino español para este segmento de visitantes, tras Cataluña, Madrid y Baleares. Un aspecto que confirma un informe de Turespaña de 2009, que sitúa a Benidorm entre los destinos más consolidados, principalmente de la mano de los británicos, y a Valencia en la lista de nuevos destinos.

Este turismo tampoco está cuantificado en Benidorm, aunque desde algunas web se ofertan cinco hoteles, dos sex-shop, nueve cafeterías y otros tantos restaurantes, una discoteca, 18 bares de copas, dos saunas y hasta una agencia de viajes, un abogado o una asesoría. Hace un par de años el Ayuntamiento editó una guía que ya contabilizaba 32 bares de ambiente gay. "En Benidorm ni diferenciamos ni cuantificamos por la tendencia sexual de los turistas que visitan la ciudad, sino por su número", reconoce Manuel Cabezuelos, concejal de Turismo.

Benidorm y Elche se han sumado al Día Internacional del Orgullo LGBT colgando de su balcón consistorial la bandera arco iris. Son las únicas ciudades de la Comunidad Valenciana que tienen la distinción Gay Friendly. Elche busca convertirse en un destino preferente del turismo LGTB, aunque la capital valenciana sigue siendo Benidorm. Sin embargo, atraer a estos turistas nunca ha sido una apuesta estratégica de la ciudad. El presidente de la patronal hotelera Hosbec, Antoni Mayor, reconoce que la zona del casco antiguo benidormense, donde se concentran la mayoría de los bares de ambiente gay, ha crecido "de forma casi involuntaria y ahora es una especie de cluster". Y aunque admite que "es un segmento que tiene un poder adquisitivo superior a la media", también considera que la dimensión actual "está proporcionada".

Una de las formas lógicas de promoción del turismo LGTB es la organización de festivales para atraer turistas. Este fin de semana concluye en Elche la tercera edición del Festival Diversia de cultura lésbica, gay, transexual, bisexual e intersexual. El Consistorio de Gandia colabora con el Gandia Beach Pride, un festival musical que tendrá lugar el próximo día 24 con la participación central de PutiRecords, la transformista Pupi Poison, o la vocalista Soraya Naoyin, informa Begoña Boluda.

El verano pasado Benidorm acogió el We are queers. Benidorm Gay Festival 2mil9, que pretendía ser el primer festival gay de la Comunidad Valenciana y al final limitó sus actividades porque el gobierno anterior del PP prohibió que se concentraran en la playa del Mal Pas. "No hemos recibido ningún tipo de ayuda, ni siquiera facilidades por parte de las anteriores o las actuales autoridades", comenta Aaron Fernández, que a pesar de todo piensa volver a organizar el mismo festival el verano de 2011, tras desistir este año.

Así y todo, Benidorm es la única Administración pública valenciana que ha tenido presencia propia en el Pink's Corner, el espacio dirigido al turismo homosexual más grande de Europa que desde hace tres años se abre en el Salón Internacional de Turismo de Cataluña. Este año, por razones presupuestarias, la ciudad no ha acudido. El gobierno local también alega falta de presupuesto para renunciar a organizar en septiembre el Mediterranean Pride (Orgullo Mediterráneo). Casa del Mediterráneo estudia subvencionar la iniciativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50