Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:libros

La resurrección india

Ha pasado en pocos años de país pobre a potencia internacional

Unos 1.150 millones de habitantes, una superficie de 2,9 millones de kilómetros cuadrados e infinidad de razas, lenguas, religiones y filosofías... La realidad india nos está afectando ya y nos afectará aún más, querámoslo o no, comenzando por lo económico y continuando por lo social, lo cultural y lo espiritual, en los años inmediatos. Entender lo que allí sucede nos mostrará las consecuencias sobre la configuración de nuestro mundo, y a ello contribuye el libro de Viassa Monteiro, autor nacido en Goa (India), pero formado académicamente en Portugal, España y Estados Unidos, y experto en ingeniería y en gestión y organización de empresas.

La India abandona su imagen tradicional de país pobre y está convirtiéndose con rapidez en un país rico. Su PIB ha progresado alrededor del 6,1% de promedio desde 1988, casi el doble que en las tres décadas precedentes, y ha superado en términos porcentuales el crecimiento de Estados Unidos y de muchos otros países desarrollados o en vías de desarrollo. Su renta per cápita ha crecido en 25 años más de un 30% en términos nominales. Una evolución que ha contribuido a reducir sustancialmente los niveles de pobreza, que en 20 años han pasado del 55% de la población a poco más del 20%. Unos 300 millones de indios han dejado de ser pobres.

EL DESPERTAR DE LA INDIA. EL MILAGRO ECONÓMICO EN EL PAÍS DE LOS EMPRENDEDORES

EugénIo Viassa Monteiro

Editorial Almuzara, SL

ISBN 978-84-92924-06-6

Como recuerda en el prólogo de este libro el profesor José Luis Lucas, la India "recuperó la soberanía en 1947, y en 1991 se inició el desmontaje de un sistema intervencionista que, como otro muro de Berlín, frenaba las ansias de libre iniciativa de sus ciudadanos. El país afronta ahora el camino de la prosperidad, a través de la creación de puestos de trabajo y de riqueza, y es probable que estemos asistiendo al renacimiento de uno de los países más poderosos del planeta. Lo que es seguro es que estamos presenciando ya la eclosión de iniciativas de todo tipo en una sociedad joven a una velocidad increíble".

El cambio se inició en los primeros años de la década de los noventa, cuando los líderes políticos, con independencia de su ideología, se pusieron de acuerdo en lo que había que hacer. Los escasos y malos resultados de las regulaciones de la etapa centralista previa llevaron a las élites indias a cerrar ese capítulo y a abordar los cambios necesarios para abrir y liberalizar la economía. Un ex ministro de Finanzas del Gobierno indio de izquierda durante la primera etapa de la reforma lo ha explicado con claridad: "Había una percepción general en la India de que el cambio era necesario, por una parte, para revertir la ineficiencia de la economía y, por otra, para hacer más efectivos los programas contra la pobreza". Este diagnóstico fue uniforme, incluso entre los partidos de izquierda que promovieron las políticas centralistas en los años cincuenta y sesenta.

Las regulaciones restrictivas y proteccionistas previas al cambio quedaron circunscritas a un número reducido de industrias estratégicas para el Estado como salud, seguridad y medio ambiente. La mayor parte de los monopolios ha desaparecido y las pequeñas empresas se han redefinido y casi se ha doblado el límite de su inversión en plantas y equipos. Las licencias de importación se han eliminado para casi todos los bienes, consumo directo, intermedios y de capital.

La India, al socaire de estos cambios, ha pasado de país reacio a las multinacionales a país creador de multinacionales. "¿Quién podría imaginar, hace tan solo tres años, que un empresario indio crearía la mayor empresa de producción de acero mediante la compra de Arcelor, que era la joya de la corona europea?", escribe Viassa. "¿O que Tata comprase Telley's Tea, y más tarde Corus, y después Jaguar y Land Rover?", prosigue el autor.

De ser un país deprimido y recordado por su pobreza, la India ha pasado a ser vista como la gran promesa de la economía mundial, un país de emprendedores de software, de la industria médico-farmacéutica, del outsourcing de servicios... El despertar de la India explica las claves de un cambio trascendental para ese país, pero no menos importante también para la economía mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2010