Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:finanzas personales

Rebajas también en la Bolsa

La caída semestral hace del Ibex el índice más barato

El pasado jueves comenzó oficialmente el periodo de rebajas estivales. La coincidencia este año con la subida del IVA ha podido contrarrestar en cierta medida el efecto de las rebajas, pero a buen seguro que muchos consumidores han rastreado las diferentes áreas comerciales en busca de alguna ganga. En el mundo de la inversión, la búsqueda de chollos es más difícil, pero a veces aquellos que arriesgan suelen tener recompensa.

El Ibex 35, el principal indicador de la Bolsa española, retrocedió un 22,42% en el primer semestre. Se trata del peor arranque en la historia del selectivo. Este varapalo ha afectado lógicamente a la valoración de las compañías. En el mundo de la inversión, la ratio más habitual para determinar si una empresa cotiza cara o barata es el PER. Este indicador señala el número de veces que el beneficio por acción está contenido en el precio de la acción. Cuanto más alto es el PER, más cara en teoría cotiza una compañía y viceversa.

La rentabilidad por dividendo del Ibex, el 5,6%, es también la más atractiva

Al cierre de semestre, el PER del Ibex 35 era de nueve veces frente a las 12,3 veces del cierre de 2009, según los datos del boletín trimestral que la CNMV ha publicado esta semana. Este dato sitúa a nuestro mercado como el más barato entre las principales plazas bursátiles mundiales: el PER del S&P 500 (EE UU) es de 12,4 veces; el del Topix (Japón), de 15; el del Euro Stoxx (Área euro) de 9,3; el del Footsie (Reino Unido), de 9,5; el del Dax (Alemania), de 10,7, y el del Cac 40 (Francia), de 9,9 veces.

A la hora de calcular este multiplicador, los beneficios por acción del denominador están basados en previsiones de consenso de mercado a 12 meses. Es decir, el riesgo que puede correr el inversor guiándose por esta ratio es que la coyuntura económica empeore y las estimaciones de beneficios empresariales se corrijan a la baja, con lo que algo que hoy pueda parecer barato ya no lo sea tanto en el futuro. En este sentido, las medidas de austeridad implantadas por muchos Gobiernos podrían cercenar la incipiente recuperación.

Si este escenario pesimista se cumpliera, a los inversores que apuesten por la renta variable al menos les quedaría el consuelo del dividendo. Y en este aspecto, la Bolsa española sigue siendo la más atractiva. La rentabilidad por dividendo del Ibex al cierre del semestre era del 5,6%, según los datos de la CNMV, frente al 2,4% del S&P 5000 o el 3,3% del Dax.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2010