Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde tránsfuga de Gondomar dirá en dos meses si se presenta por el PP

"Se le está dando a todo esto demasiada importancia", afirma Martín Urgal

El PP patina en el batiburrillo de Gondomar desde que Rafael Louzán, presidente provincial del partido, se erigió en muñidor de la moción de censura que llevó a su hueste al poder local, hace un año. No es un gobierno de tránsfugas porque le falta esa definición oficial de la comisión de seguimiento del Pacto Antitransfuguismo, que aún no se ha pronunciado.

Martín Urgal, el alcalde, se dio de baja en el PP poco antes de la moción que le dio el poder gracias al apoyo de cuatro concejales socialistas y otro independiente. Ahora no descarta presentarse a las próximas municipales por las siglas de su antigua formación. Va a esperar a que la comisión antitransfuguismo resuelva su caso, el próximo mes de septiembre, para "tomar una decisión". Sucede después de que el ex alcalde y presidente del PP en la localidad, Carlos Silva, presentase su dimisión por la condena de seis meses de prisión y siete años de inhabilitación por prevaricación urbanística. El partido quedó descabezado hasta que Eladio Bargiela, secretario personal de Urgal en la alcaldía, se hiciese con la presidencia local tras una votación celebrada la semana pasada.

Fue el propio Bargiela quien, en una sorprendente entrevista, aseguró a Faro de Vigo que Martín Urgal será el candidato popular si no se le declara tránsfuga. El viernes matizaba sus palabras a este periódico: "No quiero hablar hasta que lo haga el partido, no dije exactamente lo que se lee en los titulares". En esa misma entrevista, Bargiela revelaba que Martín Urgal ostentaba el cargo de tesorero del PP. Pero en la dirección provincial del partido, sin embargo, aseguran no tener "contrastada" esa información. "Los puestos se decidirán en una reunión la semana entrante", aseguró una portavoz.

Tampoco se ha confirmado ni desmentido que el alcalde tránsfuga vaya a tener alguna responsabilidad en esa gestora, ya que cuando estaba en la oposición hacía las labores de tesorero. "Se le está dando a todo esto demasiada importancia", asegura Urgal, que niega ser en la actualidad el responsable de la economía del partido en Gondomar: "Cuando estaba en la oposición llevaba las cuentas, que no se limitaban más que a pedir uno o dos extractos al banco porque apenas tiene movimiento". Lo hacía, dice, basándose en su condición de trabajador de la banca, para facilitar las tareas de gestión. Sobre si se presentará por el PP de nuevo a la alcaldía si le dejan, afirma: "Si hay alguien al que no se le pega el puesto es a mí". Aunque reitera que "habrá que esperar a septiembre", para conocer la resolución del pacto antitransfuguismo.

Dice que lo que más le importa en este momento es acelerar la redacción del Plan General. "Estamos trabajando a marchas forzadas. Piense que hay solicitadas 180 licencias. Imagine el efecto multiplicador para la economía que tendrían las obras, aunque se hiciesen la mitad de las casas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2010