Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inaugurados dos tramos del Cuarto Cinturón

Deseado por unos y rechazado por otros. Ayer se inauguraron los dos primeros tramos del polémico Cuarto Cinturón. Con dos años de retraso, se abrieron al tráfico 4,9 kilómetros de autovía entre Terrassa y Viladecavalls (Vallès Occidental) y 2,1 kilómetros entre Abrera y Olesa de Montserrat (Baix Llobregat).

El tramo vallesano ha costado 86 millones de euros y se inicia en Viladecavalls, donde se ha construido una rotonda provisional para conectar la nueva autovía con la autopista C-16 y con la carretera C-58. En este punto se accede al polígono de Can Tries, donde se creará un acceso para la multinacional Sony. La vía tiene dos carriles por sentido y se ha hecho reserva de espacio para ampliar a tres carriles. El tramo Abrera-Olesa, con una inversión de 81,8 millones, tiene tres carriles por sentido e incluye dos enlaces con la A-2. El proyecto también ha supuesto la construcción un espectacular viaducto sobre el río Llobregat de 654 metros.

Hay un tercer tramo en obras que dará continuidad a los dos abiertos ayer. El tramo más polémico es el que Unirá Terrassa y Granollers. El Cuarto Cinturón, rebautizado como Ronda Vallès, B-40 o Autovía Orbital, se empezó a planificar hace medio siglo. El proyecto fue heredado por las diferentes administraciones y topó con el rechazo de entidades ecologistas y de los partidos de izquierdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010