Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Información privilegiada

Las verdades como puños de Asiaín

El presidente de Cotec saca los colores al Gobierno y a la patronal

Conviene leer con atención el discurso de José Ángel Sánchez Asiaín en la asamblea general de Cotec del pasado martes. La Fundación Cotec para la Innovación Tecnológica hace desde 1996 una radiografía sobre la situación de España en dicho campo y su posición en el entorno mundial que ha alcanzado gran prestigio. Este año, en presencia del rey Juan Carlos y los ministros de Educación (Ángel Gabilondo) y de Ciencia e Innovación (Cristina Garmendia), su presidente presentó un informe demoledor que pone en evidencia el frenazo en la inversión en I+D+i y, en consecuencia, la modernización del tejido industrial español. Asimismo, y como gran novedad, destacó la rémora que supone para la evolución de la economía española la fuerte presencia de las pymes en la estructura empresarial española.

Asiaín, que es muy respetado en el Ejecutivo y en el mundo empresarial, puso el dedo en la llaga varias veces: "En los últimos 20 años, la productividad de la economía española creció prácticamente la mitad que las de Francia, Alemania o Reino Unido. Y, lo que es aún más importante, la productividad total de los factores, que es la que indica el peso relativo del conocimiento en ese crecimiento, fue en España seis veces menor. Y esto es muy grave".

"Durante esos años", prosiguió, "tampoco tuvo lugar un cambio significativo en nuestra estructura productiva. Y ello se ha traducido en que la contribución al PIB de los sectores de alta tecnología se ha mantenido por debajo del 1%, cuando la media europea es tres veces superior. Y que los de tecnología media-alta no hayan superado el 4%. Prácticamente la mitad de la media europea".

A la vista de esto, la frase "vamos bien, pero estamos mal", que los responsables de Cotec acuñaron hace unos años, puede convertirse en "vamos mal y estamos peor". Eso es lo que quiere evitar Asiaín, quien lanzó sus mensajes con el estilo educado que siempre le ha caracterizado, lo que no le evita, a sus 82 años, decir verdades como puños.

Los dos ministros tomaron buena nota y, como iban avisados, probablemente por el propio Asiaín, tuvieron respuestas muy positivas. "El camino de la innovación es urgente porque es el único que permite asegurar el futuro", dijo Garmendia, quien anunció la puesta en marcha de una estrategia estatal de innovación que alinee a todos los ministerios. "La innovación permite que conozcamos, nos conozcamos y nos reconozcamos, y Cotec apunta muy bien, es urgente tomar medidas para superar los retos del futuro", añadió Gabilondo, quien coincidió con Asiaín en que el gran reto de este país es la educación y la formación profesional, y también anunció su plan, el de Acción Inmediata en Educación.

La lástima fue que en el Palacio de Congresos de la Castellana no había ningún representante de la patronal para escuchar las misivas sobre la innovación y, principalmente, sobre las pymes lanzadas por Sánchez Asiaín. A su juicio, la pyme "ha permanecido casi invariable en estos años de crecimiento en España", cuando "el tamaño es un claro determinante de la productividad de las empresas". "Hasta tal punto lo es que en todos los países, y en todos los sectores manufactureros, la productividad del trabajo en las empresas de menos de 20 empleados es aproximadamente la mitad de la productividad que logran las de más de 250", subrayó.

Y es que mientras sacaba los colores a unos y otros, la CEOE celebraba también una asamblea ordinaria en la que, precisamente, el presidente, Gerardo Díaz Ferrán, aprovechaba el reciente triunfo de su candidato, Jesús Terciado, en las elecciones de CEPYME para destacar la fuerte presencia de las pymes, aunque probablemente en otro sentido: "Esta crisis tiene unas características y profundidad desconocidas; pero en España también tenemos magníficas empresas líderes en sus sectores internacionalmente y un tejido de pymes más preparado que nunca". No habría sido nada difícil, y ante todo habría sido recomendable, coordinarse, de manera que el exultante Díaz Ferrán y los representantes de los empresarios hubieran asistido a la lectura del informe y tomar nota.

El futuro es la corresponsabilidad, e informes como el de Cotec son muy necesarios. La pena es que su repercusión se pierda entre el maremágnum de los debates políticos, desde luego de importancia, pero no superior.

La 'nueva legislatura' de Díaz Ferrán

Hace solo unas semanas, cuando la crisis de su grupo empresarial provocó que se levantaran algunas voces críticas no previstas contra su gestión al frente de la patronal CEOE, se señaló la asamblea del día 22 como clave para el futuro de Gerardo Díaz Ferrán al frente. Sin embargo, se presentó en la reunión del martes como si fuera la de investidura y comenzara una nueva legislatura. Y no le faltaban razones. Primero, porque se sentaba junto a él, como presidente de CEPYME, Jesús Terciado, a quien eligió para derrotar a Jesús Bárcenas, el único enemigo manifiesto que tenía dentro del comité ejecutivo. Y segundo, porque había logrado desprenderse del estorbo de Viajes Marsans en una operación que arrastra mucha polémica con los empleados. Díaz Ferrán, que siempre aseguró que no pensaba dimitir, recibió el apoyo generalizado de la asamblea a su gestión y el respaldo a las negociaciones que mantuvo en el fracasado diálogo social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 2010

Más información