Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una victoria dolorosa

Nadal, que no jugará la Davis ante Francia, gana a Petzschner tras ser atendido tres veces

La trágica tarde de Rafael Nadal en Wimbledon se escribe a través de un codo, una rodilla y un rival que le acusó de falta de caballerosidad y luego dio marcha atrás: cuando arranca la cuarta manga de su partido de tercera ronda contra el alemán Philipp Petzschner, Nadal marcha por detrás (6-4, 4-6 y 6-7) en el marcador, está siendo atendido en el cuádriceps derecho por el fisioterapeuta y ya se ha quejado de dolores en un brazo. Petzschner juega "a lo loco". Suma 25 aces. Y cree que ese parón le rompe el ritmo y que el tenista que luego renuncia a los cuartos de la Copa Davis (Francia-España, 9 al 11 de julio) podrá competir mañana contra el francés Mathieu: el número uno, estirado hasta la quinta manga por segundo partido seguido, venció 6-4, 4-6, 6-7, 6-2 y 6-3.

"Físicamente tengo un pequeño problema en la rodilla derecha, pero tengo día y medio para recuperarme", valoró el mallorquín. "Estoy un poco asustado. Me traté tras Montecarlo de la rodilla izquierda, hice un nuevo tratamiento y fue perfecto. Solo lo hice una vez. Necesito hacerlo tres. Es directamente en el tendón, es doloroso, y necesito tiempo para hacerlo: cuatro o cinco semanas seguidas. Lo haré tras este torneo. No puedo llegar mal al Abierto de Estados Unidos. Mentalmente estoy perfecto, porque parece que se ha encontrado lo que realmente me va a hacer jugar sano durante unos años".

Nadal fue atendido tres veces por el fisioterapeuta. Nadal fue advertido por el juez de silla contra los supuestos consejos tácticos de su banquillo. Y Nadal está en octavos, como David Ferrer, ganador de Jeremy Chardy (7-5, 6-3, 4-6, 3-6 y 7-5; el francés sacó por el partido), de reto en reto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 2010