Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Sudáfrica 2010 | España-Honduras

"Perdonamos demasiado"

Los jugadores lamentan el desacierto tras 25 remates - Piqué, con cinco puntos de sutura, deberá tomar papillas tras un golpe en la boca

Lleva Piqué más puntos que España. Si La Roja ganó ayer tres, los primeros en este Mundial, el central del Barcelona suma ya cinco: dos en la cabeza tras el golpe que se llevó en el partido contra Suiza, en Durban, y tres que se le aplicaron ayer en la parte interna del labio. Su aspecto al abandonar Ellis Park, el templo sudafricano del rugby, era más propio de un rugbyman que de un futbolista. Apenas atinó a balbucear: "No puedo hablar". El problema, como dijo el doctor de la selección, Óscar Celada, es saber cómo comerá en los próximos días. Piqué, por esos tres puntos de sutura, se tendrá que alimentar a base de papillas.

Eso, tres puntos, es lo que buscaba ayer España. Los consiguió. Era de lo que se trataba. "No había opción. Era ganar o ganar y lo hemos conseguido", dijo Busquets, a quien buena parte de los medios señalaron como culpable de la derrota ante Suiza e incluso le descartaron para jugar contra Honduras. "Del Bosque ha hablado conmigo antes del partido y me ha dicho que jugara como siempre", explicó el catalán, que, obediente, se esmeró: participó en ataque y en defensa, y terminó contento por su partido. Sobre todo, por la victoria, a la que le puso un remiendo: "Pudimos marcar más goles, pero el objetivo principal era ganar".

Le dio la razón Fernando Torres: "Hemos tenido muchas ocasiones. Como contra Suiza, tiramos mucho a puerta y otra vez perdonamos demasiado". El delantero se lo tomó con resignación: "Por lo menos esta vez acertamos dos veces, así que algo hemos mejorado", aseguró El Niño, que volvió a ser titular después de casi tres meses. "Solo había jugado dos ratitos y me he demostrado que estoy bien, que puedo jugar 90 minutos".

El de Fuenlabrada agradeció a los medios españoles el trato dispensado a la selección tras perder contra Suiza: "Estamos contentos porque nos han apoyado en los momentos difíciles, pero en Europa se estaba esperando a que fallásemos para atacarnos. Eso ha sido una motivación más", dijo.

"Afrontamos lo de Chile como si fueran los dieciseisavos de final, porque solo nos vale ganar. De hacerlo, estamos en octavos", admitió Xavi, que, como el resto de sus compañeros, lamentó no haber acertado más ante puerta: "Ha sido un partido de ritmo lento, pero siempre hemos tenido el control de la pelota. Creamos muchas ocasiones, pero nos faltó meterla". España remató 25 veces, seis entre los tres palos.

"Perdonamos demasiado", convino Navas, que se infló a generar juego por su banda y se lamentó de no haber metido mejores centros a sus compañeros. A quien sí vio fue a Villa, en el segundo gol. "Me tiró el desmarque atrás y me puso fácil el pase", dijo, siempre tan tímido, para añadir que "lo importante era ganar. Estamos contentos, aunque pudimos meter más goles". Navas jugó su primer partido como titular en un Mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010