Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CINE

Con eñe de Saldaña

Los Ángeles
Avatar y Star Trek la han convertido en superestrella. Zoe Saldaña cuenta por qué se niega a convertirse en la latina sexy que le exige la industria

Zoe Saldaña exuda una alegría contagiosa. "¡Me siento tan dichosa!", afirma en un divertido spanglish esta neoyorquina de origen caribeño convertida en reina de la ciencia-ficción gracias a Star Trek y Avatar. "Ambas me han dado 'notoriedad'. ¿Cómo se dice? ¿Exposición? Vamos, que ahora me cogen las llamadas y saben que tengo madera".

Tras asegurarse Star Trek 2, Saldaña esquiva el encasillamiento con la adaptación del cómic The Losers y el remake a la afroamericana de Un funeral de muerte. "Huyo del papel de 'amiga de' o latina sexy. ¡Coño! ¿Por qué siempre tengo que estar en cueros follándome al que pillo?". Que conste que no le importa salir desnuda (véase The Losers) y, por si no lo habían notado ya, que tampoco tiene pelos en la lengua. "Es que encima quieren que te comportes como si no estuvieras desnuda, que te gires, actúes, te sepas tus líneas y tengas un orgasmo", enumera divertida.

"¿Por qué siempre tengo que estar en cueros follándome al que pillo?"

En Un funeral de muerte, a quien le toca desnudarse es a James Marsden. "Una visión nada desagradable, aunque no sabía a dónde mirar", añade pillina. En la vida real, el actor y empresario Keith Britton es su pareja desde hace 10 años. "Es lo contrario a mí, yo soy una hippy de Queens, y él, un cazador de New Hampshire", detalla.

En los labios de Saldaña todo suena a juego. Desde la ausencia de eñe en su teclado ("que me obliga a escribir siempre mal mi apellido y llenar mis misivas de anos") hasta los funerales latinos. "Si esta película te hace gracia, tienes que estar en un velorio dominicano. Eso sí que es histérico", rememora entre carcajadas.

Un funeral de muerte se estrena el 25 de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2010