Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La taberna de unos creadores

Muchachito Bombo Infierno inicia una gira tras presentar un disco en Cádiz

Fue una reunión entre amigos en una taberna. Una taberna a la antigua usanza pero entre artistas que revolucionan cada día su entorno. Muchachito Bombo Infierno eligió un lugar para el compadreo como sede para la presentación en Cádiz de su último disco, Idas y vueltas. Un trabajo con el que el grupo se asienta en el panorama musical con sus propuestas frescas y renovadoras, de esencias diversas y múltiples ritmos. Es solo el arranque de una gira que llevará por escenarios españoles este cofre repleto de tesoros.

A Jairo Perera le apodaron Muchachito y se le ha quedado a pesar de la edad. Al grupo le apellidaron artísticamente Bombo Infierno, aunque muchas veces haya llegado al paraíso. Muchachito canta, toca la guitarra y acompasa los tiempos con un pequeño bombo. El resto de instrumentos de la banda acompaña, acanalla sus ritmos, hace despegar las suelas de los zapatos del público. Y están también los pinceles de Santos de Veracruz, el ilustrador oficial, que les sigue para encarcelar en sus lienzos los momentos que no podrán escapar de sus conciertos.

'Idas y vueltas' ofrece una música fresca y múltiples ritmos

El grupo empezó pasando la gorra y forjó su experiencia en los bares

En la taberna La Manzanilla, en la calle Feduchy de Cádiz, ha habido una quedada musical. "Para crear necesitamos un plato de jamón y un poco de vino", suspira Muchachito, rodeado de suculentos deseos cumplidos. Hay risas de chistes cómplices, guiños y bromas, relajación frente a la barra. Su proyecto musical es corto en el tiempo pero ya consolidado.

Arrancó hace pocos años en su Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) y ahora se asienta en un tercer trabajo que ha conseguido una enorme repercusión debido a La noche de los gatos, su carta de presentación, encumbrada gracias a un logrado vídeo de escenarios pintados y una sola toma.

Muchachito empezó pasando la gorra en las calles y se hizo hueco entrando en los bares, donde se forjó su experiencia en los directos más cercanos. Por eso está presentando en una taberna su último disco. Lo ha tenido que autoeditar. Reivindica estos íntimos conciertos y critica los ataques a la música en directo. "Los bares son el caldo de cultivo para la maduración de los músicos", ha llegado a decir.

A Cádiz volverá en agosto dentro de una gira que le llevará por todo el país con las canciones de su último trabajo y también las más conocidas de su intenso repertorio. En la taberna se acordó de los amigos. Entre ellos, de los que conforman lo que llamaron G-5, junto a Kiko Veneno, Los Delinqüentes y Tomasito.

En Idas y vueltas se incluye una de estas canciones creadas conjuntamente, al igual que en recientes trabajos de los demás componentes. Muchachito anunció que pronto habrá nuevo material de ellos. Será también irreverente, divertido y alegre. Lo anunció entre continuos brindis. Entre tapas, copas de vino al aire y muchas risas. En un bar. El lugar donde un músico madura realmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de junio de 2010