Alcaldes del PP ourensano se niegan a acoger la incineradora de basuras

Sólo un regidor socialista, dispuesto a albergar la nueva macroplanta de la Xunta

Un ayuntamiento del PSOE de la comarca de O Ribeiro es el único candidato para acoger la planta de incineración de basuras, complementaria de la de Cerceda, sobre cuyo destino la Xunta guarda silencio. La decisión del Gobierno autónomo de construir una segunda Sogama en el sur de Galicia cuenta con el rechazo de todos los colectivos ecologistas, del BNG y también de la dirección del PSdeG. Pero el ex comisario de policía y alcalde socialista de Cortegada, Avelino de Francisco, sostiene que desconoce la posición de su partido sobre esta cuestión. "No tengo ni idea de cuál es la postura del PSdeG sobre esto", señala De Francisco.

El regidor de Cortegada reconoce que está "dispuesto a analizar los pros y los contras" de la instalación de la incineradora en su municipio, algo a lo que no se presta siquiera el alcalde popular del municipio próximo de Melón, Manuel Pardellas. "Mientras yo sea alcalde, aquí no se va a montar", resuelve tajante Pardellas. "Aunque cumpla a la perfección la normativa medioambiental, no la quiero aquí". Y da sus razones. "Por una parte, es muy contaminante y además eso me generaría una gran oposición vecinal por mucho empleo que se cree".

Pardellas es consciente de que su ayuntamiento es la mejor opción para la instalación de la planta. "Estamos muy bien comunicados, el polígono industrial está a 500 metros del enlace con la A-52", reconoce. Pero insiste en su postura. "Aguantaremos lo que dure la crisis para esperar a que vengan a instalarse aquí otras empresas", señala.

La negativa de Pardellas no ha sido la única oposición que se ha encontrado la Consellería de Medio Ambiente entre los regidores de su partido para acoger la nueva planta de Sogama. Todos los alcaldes del PP de municipios de O Ribeiro con posibilidad de instalar la incineradora han dicho ya que no antes de conocer el proyecto.

Es lo que ha hecho también el de Beariz, Manuel Prado. Apela a la preservación del turismo rural de su municipio que, dice, está en clara contraposición con la actividad de una incineradora de basuras. La opción de Beariz no es además una de las prioritarias. El municipio está alejado de la autovía.

Mientras los alcaldes del PP se autodescartan y anuncian que ni siquiera están interesados en conocer el proyecto de su partido en la Xunta, el regidor socialista de Cortegada se muestra dispuesto a valorarlo. "Habrá que verlo", afirma. De Francisco insiste en que "no hay nada decidido" sobre la ubicación de la incineradora de basuras más allá de que "la Xunta quiere instalarla en el límite de la provincia de Ourense con la de Pontevedra". El socialista matiza que aún no ha tomado una decisión firme y se remite a la "decisión de la comisión de gobierno" primero y "al pleno" después para justificar la aceptación o no de la planta.

Los ecologistas ourensanos no tienen dudas de que el PP ha conseguido "colocar" a un ayuntamiento del PSOE el proyecto "oculto" contra el que se han pronunciado reiteradamente los socialistas gallegos. La asociación Coto do Frade, con sede en O Ribeiro, da por hecho que Cortegada es ya la única opción que le queda a la Xunta. "Después de Melón es el ayuntamiento mejor comunicado y, como ha recordado el propio alcalde, tiene estación a tres kilometros", señala un portavoz de la asociación.

El colectivo ecologista reprueba la "obsesión socialista por albergar toda la mierda de las provincias de Ourense y Pontevedra en O Ribeiro", en alusión al proyecto de la Consellería de Medio Ambiente, dirigida en el bipartito por Pachi Vázquez, de instalar en Carballeda de Avia el parque ambiental de reciclaje de residuos urbanos de ambas provincias del sur. Coto do Frade alerta de que la incineradora de Ourense "superará en capacidad y ocupación" del territorio a la de Cerceda, en la provincia de A Coruña. Una "barbaridad ambiental" para la comarca vitivinícola y un "riesgo para la salud pública", añaden.

Mientras la Xunta apela a la "reducción de costes" de la incineración en plantas como la de Sogama, Coto do Frade sostiene que el Gobierno gallego "renuncia" al reciclaje y a la reducción de los residuos para apostar por el "negocio" de la incineración del que se deriva la venta de electricidad en el mercado energético. "El alcalde de Cortegada pretende vender nuestra tierra a los intereses de las empresas energéticas que entran en este pastel", clama la asociación ecologista en alusión a Iberdrola y Gas Natural "que aportarán el 90% del coste" de la instalación de la incineradora del sur.

"Traerá un gran número de empleos"

El alcalde de Cortegada, Avelino de Francisco, ve ventajas en la construcción en su municipio de una incineradora de basuras. La planta, señala, traerá un "gran número de empleos", una característica del proyecto de la Xunta de Feijóo que, sin embargo, no seduce en absoluto a los regidores del PP, que aprecian sobre todo inconvenientes. Mientras el PP de Cortegada guarda silencio, la portavoz del BNG en el municipio, Ánxeles Montero, ha acusado a De Francisco de actuar "irresponsablemente" y tilda de "extrema gravedad" que el alcalde haya "llegado a proponer montes comunales" para la ubicación de la incineradora.

Montero alerta de que, además, la planta será un "vertedero donde se depositarán las cenizas procedentes de la incineración junto con residuos inertes y peligrosos aprovechables" para ser quemados.

También el PSdeG, con su líder y anterior conselleiro de Medio Ambiente, Pachi Vázquez, a la cabeza, se ha opuesto reiteradamente al modelo de la incineración y ha expresado su malestar por la creación de la nueva planta. Pero el alcalde de Cortegada, en espera de una entrevista con el conselleiro de Medio Ambiente, "que aún no se ha puesto en contacto" con él, hace recuento de las "buenas comunicaciones" de su ayuntamiento con Vigo y con Ourense y se muestra dispuesto a valorar el proyecto sin mencionar hasta el momento el riesgo para la comarca vitivinícola o para el termalismo de su propio municipio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS