"Asistimos a una revolución: se acabó la comunicación vertical"

Para Jordi Jaumà, periodista y editor de diarioresponsable.com, conectarse a Facebook, Twitter, Gtalk, y claro está, a su página, forma parte del core business de su negocio. "Uso Facebook con clientes, proveedores, lectores o escritores del diario. En mi caso se han convertido en el entorno natural en el que me muevo profesional, y en muchos casos, personalmente", explica.

Su publicación es una red social que combina noticias y artículos de opinión, creadas por la gente en sus blogs, sobre temas de responsabilidad social de las empresas (RSE). La interrelación ha propiciado que un desconocido haya creado en Facebook un club de fans de diarioresponsable.com.

"Esa página de apoyo en Facebook es muy importante para mí. Refrenda mi visión de Internet: la forma de crear valor para ti es creárselo también a aquellos con los que realmente compartes ideas. Todo eso tiene un efecto boomerang: cuando apoyas a los otros, los otros te apoyan a ti si consideran tu causa justa. Se trata de escuchar, reconocer y compartir", opina Jaumà.

Más información
DIARIO RESPONSABLE:

Esta interrelación le permite recibir mensajes de colaboradores contando que gracias a los post o a los comentarios de otros lectores en Facebook o Twitter han conseguido contactos, empleos, o las conclusiones de unas conferencias. "Mucha gente tiene reparos a los comentarios que van a recibir en sus post. Las empresas también tienen esos miedos, porque creen que les van a atacar", señala Jaumà, "pero luego se dan cuenta de que, cuando empiezan a dialogar con sus clientes, con sus proveedores o con las ONG, la gente se comporta con gran madurez".

"La RSE es transparencia y diálogo, como las redes sociales. Por eso surgen en la empresas los comunity manager, con el objetivo de hablar y escuchar a sus públicos on line, en Facebook, o donde sea. Asistimos a una revolución: se acabo la comunicación vertical. Los usuarios exigen ser tratados de igual a igual, y si se sienten menospreciados se van a otro sitio. Las empresas se han dado cuenta de que para sobrevivir tienen que alinear sus valores con los valores de sus clientes o empleados. Y eso pasa por cambiar su comunicación, por hacerla horizontal. De igual a igual".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS