_
_
_
_
_
Reportaje:

Sanción ejemplarizante a Valverde

El ciclista murciano se habrá perdido tres Giros y tres Tours cuando pueda volver a competir, en enero de 2012, tras la suspensión por tentativa de dopaje dictada por el TAS

A media mañana, ayer, la Unión Ciclista Internacional (UCI) publicó su ránking mundial actualizado tras el recién terminado Giro de Italia. En el primer puesto continuaba un ciclista español, Alejandro Valverde. Pocas horas después, la misma UCI enviaba, "aliviada y satisfecha" una rectificación: el nombre de Valverde ya no aparecía; todos sus resultados de 2010 habían sido borrados, como si no hubiera corrido y ganado el Tour del Mediterráneo y la Vuelta a Romandía, como si no hubiera ganado etapas en el País Vasco o no hubiera sido segundo en la París-Niza. Nada, volatilizado.

Cumplía así la UCI con un laudo del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), por el que se suspende a Valverde, de 30 años, retroactivamente desde el 1 de enero pasado hasta el 31 de diciembre de 2011. El murciano, al que el Comité Olímpico Italiano (CONI) sancionó con dos años de suspensión en territorio italiano el 11 de mayo de 2009 por los mismos hechos: tentativa de dopaje probada por una bolsa de plasma con restos de EPO hallada durante la redada de la Operación Puerto en una nevera del doctor Eufemiano Fuentes y que una prueba de ADN ha demostrado que le pertenece. El corredor nunca ha dado positivo en un control antidopaje.

Ningún otro corredor de la Operación Puerto ha recibido una pena tan dura
El castigo incluye el borrado de todos los resultados en lo que va de temporada
Más información
Valverde: "Me queda mucho ciclismo todavía"

El TAS tomó la decisión por mayoría, no por unanimidad, de los tres árbitros que llevaron el caso. Suele ser el resultado habitual. La sanción de dos años equivale en la práctica a una de tres, ya que tres serán los Giros y los Tours que no podrá disputar el ganador de la última Vuelta a España. En 2009, la sanción italiana le privó del Tour, ya que una etapa entraba en el Valle de Aosta.

El argumento de la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para apelar ante el TAS en octubre de 2007, ya que la federación española, a la que el juez había negado el derecho a usar las pruebas, no expedientó a Valverde, fue el de que todas las figuras implicadas -Ullrich, Basso, Valverde...- debían pagar. Una sanción ejemplarizante. Sin embargo, ningún ciclista implicado en la Operación Puerto ha recibido una sanción tan dura. Ivan Basso no fue desposeído del Giro de 2006, que se desarrolló paralelo a la Operación Puerto. Confesó que las bolsas de su sangre que tenía Fuentes no las llegó a utilizar y recibió en mayo de 2007 una sanción de dos años que le permitió volver a correr en octubre de 2008. Ayer, Basso subía al podio como ganador por segunda vez del Giro. Ningún otro corredor español de las docenas de presuntos implicados ha sido sancionado y ni la UCI ni la AMA han solicitado que se les expediente.

Frente a la petición de la UCI y la AMA de que la sanción de Valverde se iniciara en la fecha de la resolución, ayer mismo, con lo que Valverde se perdería un cuarto Giro, el de 2012, el TAS aplicó la retroactividad, ya que entendió que el retraso en la resolución, motivado por diferentes peticiones de los reclamantes imposibles de cumplir -el juez también le negó el acceso a la sangre que consiguió el CONI de una manera que el juzgado considera ilegítima-, no era culpa de Valverde. Al corredor, de todas formas, le obligan a pagar su parte de las costas y contribuir con 120.000 francos suizos (unos 80.000 euros) a los gastos de la UCI y la AMA.

"Sin que la culpa de los retrasos sea suya, Valverde tiene que pagar las consecuencias de la lentitud procesal y de los retrasos y una sanción más larga que por un positivo analítico", dice Jorge Ibarrola, abogado de la federación española, también demandada en la causa. "Si se hubieran cumplido los plazos normales, el caso se habría visto a comienzos de 2008 y no habría habido sanción italiana por medio", puntualiza.

La federación, que también debe contribuir con 10.000 euros a las costas del proceso, "acató", en boca de su secretario, Luis Sanz, "entristecida la sanción a uno de los estandartes del ciclismo español". El Consejo Superior de Deportes (CSD), que defendió a Valverde en 2007, mostró su "máximo respeto a la decisión del TAS". El equipo de Valverde, el Caisse d'Épargne, la consideró "totalmente injusta e incoherente". Valverde no habló. Su representante, Antonio Sánchez, indicó que estudia apelar ante el Tribunal Federal Suizo, ya que el TAS tiene su sede en Lausana.

Alejandro Valverde, con su último <i>maillot</i> amarillo, el del Tour de Romandía, triunfo del que ha sido desposeído.
Alejandro Valverde, con su último maillot amarillo, el del Tour de Romandía, triunfo del que ha sido desposeído.AFP

La "serenidad reencontrada" de la UCI

Pese a que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) no ha accedido a la petición de la Unión Ciclista Internacional (UCI) de anular todos los resultados conseguidos por Alejandro Valverde desde el 4 de mayo de 2004, fecha en la que dataron la bolsa de sangre número 18 -esto es, privarle de toda su historia como ciclista, borrarle de todas las clasificaciones en seis temporadas sin prueba alguna de que corriera dopado ninguna carrera: solo se le acusaba de tentativa de dopaje-, el organismo mostró su "satisfacción" inmediata en una nota de prensa en la que subraya además lo mucho que "han sufrido el ciclismo y la UCI por este asunto". "La sanción no compensa enteramente los daños causados por el comportamiento de Valverde", dice el comunicado; "pese a ello, la UCI acepta con alivio y una serenidad reencontrada el juicio del TAS".

El tono de la UCI no permite dudar del encono con que desde al menos 2007 persiguió sancionar a Valverde, considerado el símbolo absoluto de la Operación Puerto. Un encono tan grande como pequeña ha sido la diligencia mostrada por la misma UCI a la hora de investigar las recientes denuncias de Floyd Landis sobre el dopaje generalizado en el ciclismo estadounidense en la primera década del siglo y sobre el presunto soborno, unos 500.000 dólares según la federativa alemana Sylvia Schenk, aceptado por el ex presidente de la UCI, Hein Verbruggen, para ocultar un supuesto positivo de Lance Armstrong en la Vuelta a Suiza de 2001.

Pat McQuaid, presidente desde 2005 tras un proceso electoral culminado en Madrid en el que Verbruggen manejó y amedrentó a todos los delegados para que eligieran a su protegido irlandés, después de negar la credibilidad a Landis, el ciclista desposeído por dopaje del Tour de 2006, reaccionó ordenando a diversas federaciones que interrogaran a las personas a las que citaba Landis en su denuncia. Respecto al pago por tapar el positivo de Armstrong, una rápida autoinvestigación de la propia UCI concluyó en pocas horas que era falsa. El asunto, sin embargo, está ahora fuera de control de la federación internacional. Las autoridades federales estadounidenses han iniciado una investigación por fraude y ya han comenzado a colaborar (hablar) el ex ciclista australiano Matt White y el norteamericano David Zabriskie.

Seis años de caso

- 4 mayo 2004. Se data la bolsa de sangre número 18, que ha servido de base para la acusación.

- 22 mayo 2006. Operación Puerto. Valverde no figura en ninguno de los informes de la Guardia Civil.

- 11 octubre 2007. La Unión Ciclista Internacional y la Agencia Mundial Antidopaje apelan al Tribunal Arbitral Deportivo por la decisión de la federación española de no expedientarle.

- 11 mayo 2009. El Comité Olímpico Italiano sanciona a Valverde con dos años de suspensión en Italia.

- 31 mayo 2010. El TAS acepta la apelación. Valverde no podrá correr hasta 2012.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carlos Arribas
Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_