Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las "enfermeras cañón" y el "sexo oscuro" de Pedro Arias

Debía ser una intervención sobre las medidas de la Xunta para frenar la crisis, según el enunciado que registró la Mesa del Parlamento hace dos semanas para la interpelación a la titular de Facenda, Marta Fernández Currás, que ayer debatía el hemiciclo. La conselleira decidió racionar las críticas a Zapatero, después de la diatriba que ella misma había lanzado el pasado martes ante el asombro de la oposición, pero siguió sin presentar medidas nuevas, más allá de la consabida austeridad y las gestiones de la Xunta para fusionar las cajas.

Currás no contestó a la propuesta del BNG, que, después de escuchar durante dos sesiones consecutivas a la conselleira de Facenda quejarse de la falta de progresividad en las medidas de Zapatero, le recomendó subir el tramo autonómico del IRPF a los sueldos más altos. Así que cuando llegó su turno, el diputado popular Pedro Arias, que en la campaña de las autonómicas propuso el despido libre y un ERE en la Xunta, entretuvo su discurso culpando de la crisis a "la izquierda que gobernó España y Galicia durante los últimos años". "Fracasó el sueño de la izquierda por la burbuja inmobiliaria y su incompetencia y ahora culpan a los Madoff, a los especuladores y a esos amigos del PP", redundó el diputado más afin a las tesis neoliberales entre los populares gallegos.

Empezaron los carraspeos y las interrupciones desde la bancada de la oposición y entonces Arias trazó la primera de sus estrafalarias metáforas. Se la dedicó al parlamentario socialista Modesto Pose, portavoz de Sanidad. "Un médico puede tener unas almohadas fenomenales, unas enfermeras cañón y, sin embargo, puede matar".

Cita a Freud

La presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, dejó pasar la cita y tal vez por eso el diputado ensayó la segunda. Ésta, a cuento de las diferencias entre la Xunta y el Gobierno de Zapatero. "Aquí hay otro talante", arrancó Arias, mirando a la diputada socialista Beatriz Sestayo que le increpaba desde su escaño, "no sólo las mujeres son el sexo oscuro". El parlamentario ya no pudo seguir. Pilar Rojo exigió retirar sus palabras del diario de sesiones. Con el micrófono cerrado, Arias alegó primero que había utilizado "un estereotipo" y después, que trataba de citar a Freud. No hubo lugar, el debate concluyó para escarnio de las diputadas de la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010