Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | La preparación de la selección española

"Ni en mi casa me quisieron tanto como en Londres"

Cesc relata cómo le dijo a Wenger que quería dejar el Arsenal para volver al Barça

Dicen que Cesc Fàbregas lloró cuando le dijo a Arsène Wenger que quería dejar el Arsenal para regresar al Barcelona. El futbolista de Arenys de Mar no tuvo una infancia sencilla y probablemente, con 16 años, no estaba preparado para encontrarse a un tipo como el director general del Arsenal. Cuando lo vio por primera vez, de visita en la ciudad deportiva del club londinense, el técnico le dijo: "Quiero que juegues en mi equipo".

Cesc pronto pudo comprobar que aquellas palabras increíbles eran ciertas. Con el tiempo, Wenger le dio su equipo y su afecto. Hoy el chico tiene 23 años y es el capitán de los gunners. Ayer Cesc abrió el corazón como pocas veces sucede en una conferencia de prensa. Lo hizo con su estilo natural, inconfundiblemente sincero, para expresar lo que sentía por el Arsenal: "Me han dado mucho afecto, tanto en el club como la afición. Ni en mi propia casa me he sentido tan querido como en el Arsenal".

"Él me dijo que dejara mi futuro en sus manos y que haría lo que fuera necesario"

El centrocampista catalán cree que se le acerca la hora de volver al club que le formó. Eso es lo que le reveló a su tutor hace unas semanas, antes de obtener una respuesta que él entendió como comprensiva y de apoyo. "Con Wenger tuve una conversación muy larga", dijo Cesc. "Fue la mejor conversación que hemos tenido y lo respeto muchísimo, por eso no quiero decir más. Él me dijo que dejara mi futuro en sus manos y que haría lo que fuera necesario. Ahora solo me interesa la selección española".

Cesc sufrió una fisura en el peroné derecho en los primeros días de abril, cuando colisionó contra Puyol en el partido que disputaron Arsenal y Barça en la ida de los octavos de final de la Champions. "Las sensaciones no pueden ser mejores", dijo ayer. "Estoy entrenando con normalidad con el equipo. Tengo las piernas un poco tiesas pero eso es normal. Estoy casi llegando al cien por cien. Es normal porque para mí esto es una especie de pretemporada. Fue una decepción tremenda no haber podido jugar los últimos partidos de la temporada porque el Arsenal estaba jugando la Liga y la Champions. Y tenía la sensación de que estaba jugando el mejor fútbol de mi carrera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010