Análisis:Carreras & capital humano
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Más límites a la jubilación parcial

Los acontecimientos económicos de los últimos días han terminado por ejercer una fuerte presión sobre el Gobierno que se ha visto obligado a adoptar con urgencia fuertes medidas de reducción del gasto público.

Tras la hecatombe de la crisis griega todas las miradas se habían vuelto hacia el elevado déficit público español y la presión internacional se estaba volviendo insostenible. De ahí que el pasado miércoles el presidente del Gobierno acudiera al Congreso y anunciara una serie de medidas de ejecución inmediata. Algunas van a afectar a uno de los ámbitos más mimados por el Ejecutivo, la protección social.

Se ha acordado así la eliminación de algunas ayudas (el cheque-bebe), el recorte de otras (Dependencia), por no hablar de la congelación de las pensiones para el próximo año. La jubilación parece haber escapado, de momento, a estos ajustes. No obstante, sí se ha visto "afectada" una de sus variantes, la jubilación parcial.

En los últimos años se han venido impulsando medidas que permiten compatibilizar jubilación y trabajo. Han surgido así figuras como la jubilación parcial que posibilitan a quienes tienen menos de 65 años jubilarse parcialmente. Sin embargo, pronto se observó que la jubilación parcial era utilizada en muchas ocasiones de forma "desviada", como vía de acceso a una jubilación anticipada sin merma en la pensión. Ello motivó la aprobación de una serie de medidas correctoras que endurecían mucho las condiciones de acceso a esta jubilación parcial. Y para evitar excesivos perjuicios se decidió una aplicación gradual a lo largo de varios años. Pues bien, lo que se ha acordado ahora es su exigencia inmediata.

A partir de la entrada en vigor de estas medidas quienes pretendan acceder a la jubilación parcial tendrán que ser mayores de 61 años (frente a los 60 que se exigían inicialmente); tener al menos 30 años cotizados a la Seguridad Social (frente a los 15 iniciales); y al menos 6 años de antigüedad en la empresa, y sólo podrán reducir la jornada un 75% como máximo (frente al 85% que se fijó en un principio).

Estas medidas no van a ser, sin embargo, las únicas. La reforma laboral se antoja más necesaria que nunca. Y dados los acontecimientos de los últimos días podría ser más drástica de lo que en principio se sospechaba, afectando a cuestiones que hasta ahora parecían intocables, como pudiera ser el despido. -

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción