Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe sustituye al Rey en una cena oficial con 60 jefes de Estado y de Gobierno

Don Felipe asume la máxima representación en la cumbre UE-América Latina

La cena de gala que los más de 60 jefes de Estado y de Gobierno invitados a la Cumbre Unión Europea-América Latina y Caribe celebran mañana en el Palacio Real de Madrid ofrecerá una imagen insólita. Será el príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, acompañado por su esposa Letizia, quien les reciba y les dirija unas palabras de saludo en el brindis.

Por consejo de los médicos, el Príncipe sustituirá a don Juan Carlos en ese acto y en todos los previstos durante su convalecencia tras ser intervenido quirúrgicamente de un tumor en el pulmón. La agenda incluye también la entrega del trofeo en la final de la Copa del Rey, el próximo miércoles en Barcelona. Fuentes de la Casa del Rey indicaron que no se ha producido una delegación formal, sino que simplemente se han cambiado las invitaciones de la cena de mañana para que don Felipe figure como anfitrión, mientras que en el Camp Nou estará en nombre de su padre.

Don Juan Carlos prevé estar el 30 de mayo en el Día de las Fuerzas Armadas

Chávez no ha avisado por vía diplomática de que no acude a Madrid

Aunque don Juan Carlos recibió el pasado martes el alta hospitalaria, después de que se le extirpara un nódulo benigno del pulmón derecho, se consideran necesarias dos semanas de reposo y una reincorporación progresiva a sus funciones. La previsión es que el Rey, que se encuentra todavía en Barcelona, donde fue operado, regrese a Madrid la próxima semana y que pueda ya presidir el desfile del Día de las Fuerzas Armadas, que se celebrará el 30 de mayo en Badajoz. En cambio, se ha decidido suspender, por razones de prudencia, la gira que don Juan Carlos tenía previsto realizar a finales de junio por tres repúblicas centroasiáticas.

La sustitución del Rey por el Príncipe en un acto de tanta relevancia como el del Palacio Real carece de precedentes, aunque don Felipe tiene la ventaja de que conoce personalmente a todos los mandatarios latinoamericanos, a cuyas tomas de posesión ha asistido. Al que no podrá saludar es al venezolano Hugo Chávez, quien el pasado viernes anunció en declaraciones públicas a medios de su país que no acudiría a Madrid, sin ofrecer mayores explicaciones.

La espantada de Chávez causó sorpresa al Gobierno español, que no ha recibido ningún aviso previo por vía diplomática y contaba con que su asistencia tras la decisión del hondureño Porfirio Lobo de no participar en la macrocumbre del martes y limitar su presencia a la cumbre regional del miércoles entre la UE y Centroamérica, precisamente para evitar un plantón de líderes suramericanos que no reconocen su legitimidad. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega atribuyó ayer la ausencia de Chávez a razones de "agenda personal y política" y confió en que nadie siga su ejemplo y haya en Madrid una "presencia muy importante" de mandatarios.

Además de Chávez y Lobo, se ha excusado el uruguayo José Mujica, por motivos de salud, mientras que el cubano Raúl Castro nunca acude a estas citas. Por parte de la UE, no se espera al italiano Silvio Berlusconi al nuevo primer ministro británico David Cameron, pero sí al francés Nicolas Sarkozy y a la alemana Angela Merkel, entre los más destacados.

La cita de Madrid tendrá hoy su prolegómeno en la cumbre entre la UE y México, que se celebra en Comillas (Cantabria) -con el presidente mexicano, Felipe Calderón, el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el español José Luis Rodríguez Zapatero-, donde se aprobará un plan de acción que ponga en práctica la asociación estratégica aprobada en el año 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2010