Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El duelo por la Liga

'Bo' celebra de tres en tres

Bojan ha marcado tres goles en siete días y se acerca a los números de su primera temporada en el Barcelona

A Bojan Krikic sus compañeros en el vestuario del Barcelona le conocen como Bo, sin más. Puede que no sea casual: Bo, en catalán, es bueno. Y Bojan es muy bueno. Tan bueno que todavía no ha cumplido 20 años y lleva disputados 76 partidos en Primera División con la camiseta del Barcelona, 3.082 minutos repartidos en tres temporadas. Desde su estreno contra Osasuna en septiembre de 2007, Bojan Krikic (Linyola, 1990) ha jugado 30 como titular - sólo 12 completos- y ha marcado 20 goles: 10 en la temporada de su debú a las órdenes de Rijkaard, dos el año pasado, cuando Guardiola le utilizó mucho más en Copa del Rey que en Liga, y 8 en lo que va de campeonato.

"No es fácil ser delantero en el Barcelona pero él tiene un don", sostiene Guardiola, que se flagela por no usarle más. "El único culpable soy yo, Bo hace todo lo que tiene que hacer para jugar pero yo no le pongo", asumió siempre el técnico, incluso en los peores momentos de la pasada temporada, cuando Bojan tuvo más presencia en la carpeta de las quinceañeras catalanas que en los campos de fútbol de Primera. "Lo pasó mal, pero estas cosas hacen madurar: bienvenido al mundo real", explica un miembro del staff que le ha visto crecer en el club. En ese sentido, la llegada de Piqué le vino como anillo al dedo a la evolución de un futbolista que se ha quitado complejos, dentro y fuera del campo.

A los 19 años, el delantero lleva 76 partidos en Primera y 20 tantos

Bojan es ante todo gol, pero ya no es lo único que ofrece: este año lleva 3 asistencias en Liga. En Sevilla marcó y, además, provocó la expulsión de Konko, encarándole como extremo. Resultó el tercer gol consecutivo en una semana en la que Bojan ha sido titular, por vez primera en lo que va de año, en tres partidos seguidos. "Está enchufado", le señala el jefe. De los 19 disparos a puerta del Barcelona en Sevilla, cinco llevaron el sello del delantero de Lleida, que terminó el partido amonestado después de contestar a un codazo con una patada.

Bojan ayudó en el estadio del Nervión a superar la penúltima piedra en el camino al título y contribuyó, sin saberlo, a conseguir otro récord para el Barcelona de Guardiola: después de 19 salidas, con sólo una derrota -contra el Atlético- y cinco empates -en Bilbao, Pamplona, Almería, Valencia y Cornellà-, permiten cerrar la Liga al Barcelona con 44 puntos conseguidos en campo contrario, un récord histórico.

El menudo delantero catalán se ha reivindicado en este tramo final del campeonato después de un año esperando su oportunidad. Lleva tres partidos seguidos como titular y en los tres la ha enchufado. Con 13 goles en los 33 partidos disputados desde que comenzó el curso, Bo es el cuarto goleador de la plantilla por detrás de Messi (42 goles), Pedro (22) e Ibrahimovic (21). Como el equipo, fue despedido en el aeropuerto de Sevilla al grito de "¡campeones!" por unos 200 seguidores andaluces del Barça, y ayer, junto a Piqué, Xavi y Busquets viajó a París, para asistir a la final de la Euroliga de baloncesto, aunque se perdieron casi medio partido por culpa de las cenizas del volcán islandés, que volvió a cerrar el espacio aéreo del Prat durante buena parte del día.

Convencido de que este equipo no fallará contra el Valladolid si hace lo que debe, Guardiola valora las opciones que tiene para sustituir a Xavi, sancionado, lamenta el contratiempo que supone no poder contar con Maxwell -de baja por una contractura muscular- y, al tiempo, sopesa la conveniencia de recuperar a Ibrahimovic ante los pucelanos, satisfecho con el sueco por verle partícipe de la felicidad general del equipo tras la victoria en Sevilla, pese a que fue Bojan, ese al que llaman Bo, quien jugó de titular y marcó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 2010