Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:XEREZ 2 - ALMERÍA 1 | 35ª jornada de Liga

El sueño no tiene fin

El Xerez apura sus posibilidades con el triunfo sobre un Almería mejor

No hay forma de que el Xerez tire la toalla. Sin más argumentos que la fe y después de un partido en el que fue superado de cabo a rabo por el Almería, un gol en clarísimo fuera de juego de Mario Bermejo no sólo le permite seguir soñando con la salvación, sino que, además, mete en la pelea por el descenso a su hermano andaluz, demasiado dormido en los laureles tras la espectacular reacción que tuvo de la mano de su técnico, Juan Manuel Lillo.

Ahora son cinco los puntos que separan al Xerez de la salvación cuando quedan nueve por jugarse, poco menos que un milagro para cualquiera de los mortales, aunque asequible para este equipo que, con el espíritu indomable de Gorosito en el banquillo, se ha ganado el bonito derecho de soñar hasta el final.

XEREZ 2 - ALMERÍA 1

Xerez: Renan; Francis, Moreno, David Prieto, Mendoza (Antoñito, m. 66); Orellana, Víctor Sánchez, Keita, Armenteros (Míchel, m. 81); Carlos Calvo (Bergantiños, m. 46) y Bermejo. No utilizados: Chema; Redondo, Viqueira y Abel.

Almería: Alves; Ortiz, Acasiete, Chico, Guilherme; M'Bami, Bernardello, Soriano; Vargas (Nieto, m. 76), Uche (Goitom, m. 76) y Piatti. No utilizados: Esteban; Ortiz Bernal, Corona y Borzani.

Goles: 1-0. M. 27. Ortiz, en propia puerta. 1-1. M. 33. Soriano. 2-1. M. 93. Bermejo.

Árbitro: Ayza. Expulsó a Keita (m. 39), Guilherme (m. 83) y Ortiz una vez concluido el partido. Amonestó a Víctor Sánchez, Calvo, Acasiete, Bernardello y Goitom.

Unos 14.500 espectadores.

Un reto asentado ahora en ese gol de Bermejo, que no puede ocultar que en Chapín sólo se movió con entidad un equipo, el Almería, que se supo sobreponer al gol de Armenteros con criterio, buen dominio del balón y una magnífica concepción del juego al contragolpe. Le faltó, como casi siempre, instinto matador para acabar con un Xerez entregado que sí le machacó en el estertor de su agonía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2010