Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE mirará a la Alhambra

Fomento invertirá 120 millones en la estación de Moneo, que tendrá dos plantas

El arquitecto Rafael Moneo presentó ayer en Granada el anteproyecto de la estación del AVE, en la que Fomento prevé invertir 120 millones de euros. La llegada del viajero a la ciudad se realizará a través de una amplia pasarela a modo de mirador desde la que se observará el extenso espacio libre ajardinado situado sobre los andenes que tendrá como telón de fondo la Alhambra y Sierra Nevada. "Desde el primer momento debe hacer sentir al viajero que se encuentra en la ciudad, y eso se hace si el que llega ve realmente que ha llegado", explicó el arquitecto.

Para ello, Moneo concibe el edificio de viajeros como un gran volumen dentro de un área con una superficie total de 45.000 metros cuadrados. La edificación, de 11.555 metros, contará con dos plantas: una soterrada, que dará acceso a los servicios ferroviarios y que conectará con el metro ligero y el aparcamiento, y la planta de acceso desde el nivel de calle concebida como zona comercial. Su emplazamiento definitivo se situará junto al Camino de Ronda y tendrá en éste su acceso principal. La actual estación de trenes está en la barriada de Los Pajaritos, que con esta obra "podrá respirar", agregó Moneo.

El alcalde de Granada preguntó al arquitecto quién le había contratado

El edificio se situará a cota de calle, por encima de las vías, y garantizará la intermodalidad con el metro ligero directamente desde los andenes, a través de cintas transportadoras, y con los autobuses y taxis desde la explanada de acceso, situada en el Camino de Ronda. El aparcamiento tendrá una capacidad de 1.000 vehículos. El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Antonio González, explicó que el soterramiento de las vías permitirá liberar los terrenos y mejorar "las condiciones de la ciudad actual".

La nueva estación contará con ocho vías: cinco de ancho internacional y tres de ancho ibérico, aunque estás podrán transformarse cuando sea preciso. El acceso se realizará a través de cuatro andenes de diez metros de ancho y 400 de longitud. Se cubrirán por una esbelta estructura abovedada, coronada por claraboyas que emergen al exterior para dotar a este espacio subterráneo de luz. La comunicación desde el vestíbulo con la zona de andenes queda garantizada por medio de escaleras fijas, mecánicas, tapices rodantes y ascensores.

Al acto, además de responsables del Estado y de la Junta, acudió el alcalde de la capital, José Torres Hurtado (PP). Tras la exposición de Moneo, aprovechó su intervención para mostrar su desacuerdo. Primero se cercioró de que era un "anteproyecto" -y así el Ayuntamiento podrá presentar alegaciones- y no tuvo reparos para preguntar en público al propio arquitecto quién le había contratado. El regidor criticó que "no se haya contado para nada con la ciudad" a la hora de diseñar la futura estación y no cree acertado que se traslade al Camino de Ronda, porque "trastoca" lo proyectado, ni quiere que la llegada del AVE sea en superficie de manera provisional hasta que se soterren las vías. No era el lugar ni el momento, le dieron a entender la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán. Ambos apelaron a la "lealtad institucional".

Hoy se celebra la primera reunión técnica entre las tres administraciones para avanzar en el anteproyecto y buscar la financiación. La llegada de la alta velocidad a Granada, que cuenta con más de la mitad de su recorrido en obras (76,4 kilómetros de la línea Antequera-Málaga), estaba prevista para 2013, pero ayer Morlán eludió confirmar ese año. Será "lo antes posible", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2010