Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JORGE MARTÍNEZ | Líder de Ilegales

"Soy un tipo muy agradecido y muy vengativo"

De Jorge Martínez, cerebro de Ilegales, se cuentan muchas cosas. Que fue niño prodigio, que traspasaba las paredes en sus viajes de ácido o que en su primera visita al Rockola tuvo una pelea con Gabinete Caligari. "Fue un pequeño sopapo", cuenta desde Asturias. A sus 55 años dice adiós al grupo con 126 canciones ilegales, que incluye todas sus grabaciones, y una gira de despedida que hoy recala en Madrid.

Pregunta. ¿Por qué mata a Ilegales?

Respuesta. Estamos en un momento muy bueno. El mejor momento para dejarlo. Lo nuevo, que se llamará Jorge Ilegal y Los Magníficos, es necesario.

P. ¿En qué consiste?

R. Es música de finales de los años veinte hasta antes de los Beatles. Vamos a hacer boleros, tangos, chachachás, joropos, guarachas guajiras, twist...

"Acabé a hostias con Los Desechables. Saqué las galletas y fui generoso"

P. ¿Cómo le trata Madrid?

R. Es una ciudad dura, pero se porta. He dormido en casi todos sus hoteles, incluso en algún vertedero.

P. ¿Recuerda su primera visita? ¿Fue en la que se pelearon con Gabinete Caligari?

R. La primera vez acabé a hostias con Los Desechables. Provocaban y a mí me molestan los chistes malos. Saqué la caja de galletas y fui generoso.

P. Tiene fama de meterse en problemas. ¿Está más formal?

R. Siempre he sido formal. Lo mío es la música, no el boxeo.

P. ¿Cuál es el rumor favorito que ha oído sobre usted?

R. No hago mucho caso. Me dedico a hacer canciones y sobre todo a vivir.

P. Se decía que usted atravesaba las paredes.

R. Lo intenté, pero no lo hagan ustedes en casa.

P. ¿Ha pensado en escribir sus memorias?

R. Es muy pretencioso, pero estoy haciendo un libro que se llama Mi vida entre las hormigas.

P. Puede llegar a ser un buen amigo y un enemigo estupendo.

R. Soy un tipo muy agradecido y muy vengativo. Ayudo a mis amigos. Y a mis enemigos se la busco siempre.

P. Ilegales acaba en el FIB de Benicàssim. Un curioso final...

R. Es de agradecer y una congruencia por su parte. Todo lo que ahora tocan los Fran Ferdinandos o los monos árticos ya lo tocábamos nosotros mucho antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2010