Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los loteros llaman al cierre contra los planes de Hacienda

El próximo miércoles los españoles pueden contemplar una imagen insólita: el cierre de los despachos de loterías. Para que eso sea posible, tendrá que tener éxito el llamamiento al "cierre patronal", por primera vez en la historia, que lanzaron el domingo en el "congreso de unidad" los líderes de las tres asociaciones mayoritarias del sector, Anapal, Fenapal y Apla. El objetivo es paralizar los planes de Loterías y Apuestas del Estados (LAE) de que la Lotería Nacional se pueda vender por terminal -tal y como sucede con la Primitiva- y cambiar el régimen por el que se rigen las administraciones -pasar del administrativo al mercantil-.

La puerta al cambio la abrió la Ley de Presupuestos de 2010. En el plazo de un mes los más de 6.000 puntos de venta mixtos de LAE (quioscos, librerías, estancos...) podrán vender Lotería Nacional. Lo que para Hacienda es abrir la puerta a la modernización del sector, para los loteros acabará con el décimo tradicional y les obligará a compartir, hasta ahora es una prerrogativa exclusiva, sus ventas de Lotería Nacional con los puntos mixtos.

El otro caballo de batalla es el cambio de régimen. Pasar de la norma administrativa a la mercantil permitirá a los loteros celebrar contratos privados, vender el negocio o cederlo a sus hijos (algo que ahora depende de la decisión de la Administración). Estos argumentos, esgrimidos desde LAE, no convencen a Manuel Izquierdo, presidente de Anapal: "No hemos visto todavía el contrato que tendremos". Pero en este punto no hay unanimidad. La asociación Pidal, presidida por Helena de la Cámara, cree que el paso que da Hacienda permite modernizar un sector que se rige por una norma de 1957. "Yo le veo ventajas", resume De la Cámara, "me voy a poder ir de vacaciones sin permiso, no voy a tener que vivir en el mismo sitio que tenga la administración...".

Además de estos cambios, según los convocantes del paro, los Presupuestos de 2010 permiten privatizar la gestión de LAE. El director general del organismo, Gonzalo Fernández, lo niega. "No ha estado ni está entre los planes del Gobierno", sentencia. Pero estas palabras no convencen a los responsables de las asociaciones de loteros. "No nos lo han dado por escrito. Que nos lo digan por escrito", reta Izquierdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de abril de 2010