Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell fía al sector privado levantar la Ciudad de las Lenguas

El plan incluye en terrenos del aeródromo un campo de golf

El vicepresidente segundo del Gobierno valenciano y consejero de Economía, Gerardo Camps, y el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, presentaron ayer la maqueta de la futura Ciudad de las Lenguas, que debe construirse en los terrenos del actual aeródromo del Grau de Castellón. Para la ejecución del proyecto, en el horizonte de 2017 según las previsiones más optimistas del Consell, será necesario que la iniciativa privada acometa más del 60% de la inversión total, que superará los 215 millones de euros. La Ciudad de las Lenguas pretende convertirse en un centro de referencia para la enseñanza del castellano, pero todavía no están definidos los contenidos docentes, como admitió el consejero de Economía y responsable de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Generalitat.

La inversión pública es de 80 millones y la privada superará los 135 millones

La Ciudad de las Lenguas ha atravesado numerosas vicisitudes desde que la idea sirviera en 2005 para que el entonces alcalde de Castellón y adversario político de Carlos Fabra en el PP, José Luis Gimeno, abandonase el consistorio en beneficio del actual primer edil para planificar la puesta en marcha del proyecto. Gimeno cobra desde entonces un sueldo de unos 6.000 euros mensuales como consejero delegado de Castelló Cultural y responsable de los contenidos educativos de La Ciudad de las Lenguas y cuenta con asesor, chófer y secretaria. Una situación laboral que a pesar de haber cumplido ya 68 años, conservará una vez hayan concluido las obras "si es su decisión" en palabras de Gerardo Camps, porque "es el alma" de la iniciativa.

El proyecto presentado ayer, denominado Samaruc, ha sido ideado por el arquitecto valenciano Carlos Ferrater. Contará con un cordón de dunas, láminas de agua para recrear marjales, equipamientos deportivos y de ocio, el edificio de la Ciudad de las Lenguas, una residencia de estudiantes, un centro de alto rendimiento deportivo, dos hoteles de cinco y cuatro estrellas con 200 camas cada uno, restaurantes, y un campo de golf.

Gerardo Camps estimó que las obras comenzarán en "año y medio o dos años", con un plazo de ejecución de "cinco años". El consejero aseguró que la inversión pública rondará los 80 millones de euros, mientras que la privada tendrá que superar los 135 millones. Pero Gerardo Camps se mostró convencido de que sobrarán ofertas de las empresas para acometer el proyecto. "Es más", dijo, "habrá que hacer nuevos concursos para ver quién entra".

Sobre los contenidos docentes de la Ciudad de las Lenguas, Camps manifestó que hay "contactos" con el Instituto Cervantes, pero no supo explicar cuál será el grado de implicación de esta institución, ni las titulaciones que impartirá. También dijo que se pretende firmar convenios con distintas universidades para que participen en un proyecto que "estará a la altura" de la Ciutat de Les Arts o la Ciudad de la Luz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2010