Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frialdad 'abertzale' ante el llamamiento a la unidad del PNV

EA pide a Urkullu que sus palabras no se queden en "una mera declaración"

El llamamiento que el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, hizo el domingo al conjunto del nacionalismo para que se una en torno a una misma apuesta de país, que tendría como núcleo a su formación, no ha levantado entusiasmo entre los destinatarios del mensaje. Aralar, por ejemplo, no quiso siquiera comentarla ayer, a petición de este periódico, y se remitió a su propio mensaje en la celebración del sábado en Urrugne.

EA sí se pronunció sobre las palabras de Urkullu en la celebración peneuvista del Aberri Eguna (Día de la Patria vasca). La secretaria de Comunicación de la ejecutiva nacional de EA, Ikerne Badiola, concluyó de ellas que el PNV se está acercando a las posiciones de su formación, pese a la evidencia de que ésta se ha embarcado en un acercamiento a la izquierda abertzale ilegalizada que los peneuvistas rechazan de plano. La plataforma Independentistak, convocante del Aberri Eguna que secundaron EA y la izquierda radical, eludió también analizar el llamamiento de Urkullu.

Independentistak y Aralar rehúsan comentar siquiera la petición de Urkullu

Así, los emplazamientos a la unidad abertzale que los nacionalistas se intercambian cada año en estas fechas, junto con el lamento por su histórica división, se quedarán previsiblemente reducidos de nuevo a un mero ritual sin traducción práctica.

Las estrategias contrapuestas de todas esas formaciones en disputa por el espacio nacionalista, junto con sus diferencias ideológicas en términos de centro-derecha, centro-izquierda e izquierda radical, no permiten prever un mejor destino esta vez a esa llamada del PNV para aglutinar una respuesta común al "pacto de hierro" entre socialistas y populares vascos al que se refirió Urkullu.

Las demás formaciones abertzales saben que el PNV sería el beneficiario directo de esa unidad en función de poder, como lo ha sido desde el inicio de la autonomía. Discrepan además del apoyo que el PNV presta al Gobierno central en las Cortes y de los acuerdos que ha alcanzado en Euskadi con los socialistas. Frente a esa posición posibilista, EA, Aralar o la izquierda abertzale estarían dispuestos a impulsar iniciativas de desobediencia civil.

Badiola se congratuló ayer de que el PNV "venga a las posiciones que EA mantiene desde hace tiempo", pero dejó ver su desconfianza hacia el alcance real de las palabras de Urkullu al expresar el deseo de que "no se queden en una mera declaración de intenciones", al calor del Aberri Eguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 2010