Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Camps contiene el aliento

El presidente espera que el contenido del sumario Gürtel no deteriore más su figura

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, alcanzará hoy un nuevo mojón en el tortuoso camino que se ha visto obligado a recorrer desde que el pasado 6 de febrero de 2009 se produjeron las primeras detenciones del caso Gürtel, dictadas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El juez Antonio Pedreira, que investiga las actuaciones de la trama corrupta que dirigía Francisco Correa, tiene previsto levantar hoy en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el secreto de sumario sobre casi 50.000 folios de diligencias y averiguaciones. Y Camps aguarda conocer el contenido de esa documentación con el aliento contenido.

Desde hace días, el entorno del presidente de la Generalitat y la cúpula de los populares valencianos aseguran que esperan con "absoluta tranquilidad" la difusión del contenido de un sumario que, en su opinión, no aportará nuevas revelaciones. Aunque sí existe el temor en el PP de que el contenido del sumario sirva para deteriorar, aún más, la figura del presidente de la Generalitat.

Las revelaciones de los primeros 17.000 folios del sumario acabaron con Costa

El PP ha montado su propio dispositivo para analizar el material

Tanto el equipo de Presidencia, como el de la dirección regional del PP tienen en alerta sus propios dispositivos para analizar el contenido del sumario y evaluar la respuesta ante cualquier sorpresa desagradable. Todo el mundo tiene presente que la vez anterior, cuando el juez Pedreira levantó el pasado 6 de octubre el secreto de sumario sobre 17.000 folios de diligencias del caso Gürtel, la tormenta que arreció sobre los populares valencianos fue de tal magnitud que se llevó por delante a Ricardo Costa, mano derecha de Camps en el PP y en las Cortes Valencianas, e hizo tambalear al propio jefe del Consell.

De hecho, según fuentes populares, la voluntad del juez Pedreira de retrasar hasta hoy el secreto de sumario ha pesado en la reciente decisión de la dirección nacional del PP de ratificar la sanción a Ricardo Costa de un año de suspensión de militancia en el partido. Según estas fuentes, hubiese sido una temeridad rehabilitar al ex secretario general de los populares valencianos y que luego apareciesen nuevas conversaciones con Álvaro Pérez, El Bigotes.

En este contexto, las nuevas pruebas del caso Gürtel existentes en el sumario que hoy hará público el juez Pedreira y que ayer adelantó EL PAÍS revelan que en la Comunidad Valenciana se pagaron hasta 6,3 millones de euros en dinero negro para sufragar actos organizados para los populares valencianos.

Esta parte del sumario que hoy será pública incluye documentación incautada en las oficinas de Orange Market en Valencia -se requisaron más de 20 cajas-. Su responsable, Álvaro Pérez, era el principal proveedor de eventos del PP regional y obtuvo jugosos contratos a dedo por parte del Gobierno valenciano. Previsiblemente, en el sumario que hoy se conocerá se halle también la documentación solicitada por el Tribunal Superior de Justicia referida a los contratos de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006.

Sin embargo, Camps afronta esta parte del sumario judicial del caso Gürtel en diferentes condiciones a las del pasado mes de octubre. Al frente de la cúpula regional del PP, tras la defenestración de Costa, Camps ha situado a tríada integrada por Antonio Clemente (secretario general), Alberto Fabra (coordinador general) y José Ciscar (vicesecretario general), que no está contaminada por Gürtel. Y él mismo ha intentado distanciarse al máximo -muchas veces con poco éxito- de los escándalos que amenazaban con erosionar su figura. Así, el jefe del Consell ha multiplicado sus viajes oficiales al extranjero (ocho desde noviembre) y ha evitado cuanto le ha sido posible someterse a las preguntas de los medios de comunicación.

La prudencia que ha procurado exhibir el presidente de la Generalitat en estos últimos meses no ha sido recompensada por parte de la dirección nacional del PP, que ha actuado con frialdad hacia quien es uno de sus barones más importantes. Así, el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, que abrió el curso político en Valencia en septiembre del año pasado, no volvió a pisar tierras valencianas hasta el pasado 14 de marzo, cuando clausuró una convención sobre empleo del partido en medio de un ambiente frío; muy distante del que había profesado hacia Camps en anteriores visitas.

Y ello, pese a que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, había aprovechado días antes el congreso municipal del PP para autoproclamarse candidata a la alcaldía en 2011. Una decisión con la que Barberá quiso quitar argumentos dentro del propio PP a quienes creen que Camps no sería el candidato idóneo a la presidencia de la Generalitat si el sumario del caso Gürtel le vuelve a salpicar.

Los sondeos como justificación

Con independencia de que las nuevas pruebas practicadas por el juez Pedreira puedan, o no, sustanciar un posible delito de financiación ilegal del PP de la Comunidad Valenciana, los populares seguirán justificándose a partir de hoy en la amplia mayoría que les otorgan los sondeos electorales. El propio secretario general del PP, Antonio Clemente, aseguró ayer en una entrevista a Europa Press que su partido, de celebrarse elecciones hoy, obtendría tres diputados más en las Cortes Valencianas y criticó a los socialistas por centrar su estrategia en el caso Gürtel. "Esa estrategia no tiene ninguna trascendencia electoral y los socialistas lo saben", prosiguió Clemente, "por eso existe una amplia crítica hacia el portavoz en las Cortes, Ángel Luna, y hacia el secretario general del PSPV, Jorge Alarte".

Los socialistas, que no comparten este análisis, consideran que los escándalos conocidos desde que estalló el caso Gürtel han colocado a la Comunidad Valenciana en una situación de emergencia institucional. Así, el portavoz socialista en las Cortes, Ángel Luna, se mostró ayer convencido de que tras levantarse el secreto de sumario van a aparecer "más pruebas" que relacionan la trama corrupta que dirigía Francisco Correa con las adjudicaciones realizadas por la Generalitat. "Espero que el PP obligue al presidente de la Generalitat a asumir sus responsabilidades", dijo el portavoz socialista, que considera que Camps "ya tendría que haber dimitido".

En este contexto, la diputada socialista Nuria Espí volvió ayer a inquirir por vía parlamentaria al Consell para que explique el papel que ha desempeñado Ràdio Televisió Valenciana en la trama de corrupción del caso Gürtel y dé cuenta del presunto acoso sexual a trabajadores del ente por parte del responsable de personal; así como del "encubrimiento del mismo por parte del director general, José López Jaraba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de abril de 2010

Más información