Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ARANTZA QUIROGA | Presidenta del Parlamento vasco

"¿El preservativo evita el sida en África?"

Pregunta. ¿Le ha tocado la lotería con esto de presidir el Parlamento vasco?

Respuesta. No, no. La lotería no, precisamente. Me ha tocado bailar con la más difícil. No con la más fea, que sería bailar con la Consejería de Economía, por ejemplo.

P. "Soy del ala conservadora del PP". ¿Qué pena no haber conocido a Franco?

R. No tiene nada que ver. Es que soy del Partido Popular y me siento bien en él. Lo que pasa es que porque sea católica y lo haya dicho, y trate de ser coherente, ya me colocan en el lado más conservador de la política.

P. Basagoiti afirmó: "Arantza es el ojito derecho de Aznar". ¿Es mejor ser el ojito derecho o el dedito central?

R. Hombre, el ojito derecho, ¿no?

P. ¿Usted a quién le haría la peineta?

R. A mucha gente. Pero como presidenta del Parlamento, no.

P. Claro. Aznar sólo ha sido presidente del Gobierno.

R. Hombre, también tienes que estar harto de que te digan algunas cosas. Pero yo no lo haría.

P. Se pone roja cada dos minutos. No la echarán del PP por no ponerse azul.

R. Por ahora me pongo roja, y espero no pasar a otro color. No me gustaría tenerme que poner morada.

P. Su madre intentó que votara al PNV. ¿Quería hundirla?

R. No, quería mantener la tradición. Entendía que siendo vasca, había que votar al PNV.

P. ¿La ha desheredado?

R. No, para nada. Me respeta.

P. Rajoy dice que es una robaplanos. ¿La pilló mirando demasiado su despacho de Génova?

R. Bueno, eso me lo tuvo que explicar. Y no me fijé en su despacho, porque lo que hace él me parece meritorio. Pero lo que quiero ser o no ni me lo planteo. Nunca hubiera pensado llegar a presidir el Parlamento vasco. Yo me planteo la política como pedaleo, pedaleo, pedaleo...

P. Imagínese que Mariano la llama: "Vas a ser Cospedal".

R. Pues si me dice "puedes hacerlo", estoy a disposición del partido.

P. ¿Usted le encuentra carisma?

R. En lo que yo considero que es el carisma en política, sí, después de haberle visto lo que ha pasado. Yo con Rajoy me iría al fin del mundo.

P. ¿Y si el fin del mundo estuviera en una isla desierta?

R. Entonces no, porque estoy casada. Ahora me voy a poner roja si me hace estas preguntas... [ríe] Ahí, si me fuera con él sería incoherente.

P. ¿Gürtel le recuerda más a El golpe o a Piratas del Caribe?

R. Es que me he divertido mucho con las dos películas. Sería más la película de una garrapata que se te pega y no te la puedes quitar, tipo Alien.

P. Para una juerga místico-política, ¿Rajoy o Escrivá de Balaguer?

R. Me lo pone difícil. ¿Místico-política? Pues sería con Rajoy.

P. ¿Y para un sarao: Patxi López, Basagoiti, Urkullu, el obispo Munilla?

R. Yo ahora me iría con Antonio Basagoiti, que es muy divertido. Con Patxi también me tomaría algo. Y con Urkullu, para ver si tiene un lado lúdico.

P. A Munilla, ni agua.

R. Bueno, también. Por qué no.

P. ¿Qué tipo es este Patxi?

R. Una persona accesible, algo que en política es complicado encontrar. Ojalá no cambie.

P. "Yo no usaría nunca el preservativo". En África, ¿los enfermos de sida que se fastidien?

R. ¿Me va a decir que el usar preservativos es lo que evita que haya sida en África? Con lo que menos te va a pasar es si tienes una vida sexual ordenada. Si el Papa dice esto, yo opino exactamente igual.

P. Si oye Póntelo, pónselo, ¿qué saca, el abrigo?

R. No [ríe]. Cuando lo oigo digo: ¿Realmente está siendo eficaz?

P. ¿Benedicto para usted es lo más in?

R. Sí. Es el Papa, y para mí eso es muy importante.

P. ¿A qué preferiría matar a sus hijos: a rosarios o a besos?

R. Pues entre avemaría y avemaría, un beso. Las dos cosas.

P. Hay quien opina que vistiendo se parece a Letizia. Pero yo la veo más Ana Mato.

R. Yo como doña Letizia no me veo. Son comparaciones que se hacen. Y Ana Mato creo que hasta parece más joven que yo. Yo estoy como más seria.

P. "No hay peligro de que salga posando en biquini". Pues nos deja sin ideas para la foto.

R. Pero es por coquetería. Yo voy con bañador. La pena es que no tiene una faja de estas que te meten la tripa. Lo mismo que llevo lentillas y no me verá con gafas.

P. Usted y su marido, del PP, y los cuatro niños en un colegio del Opus. ¿No teme que intervenga el Defensor del Menor?

R. No [ríe]. Va a ser un experimento muy interesante. Ya se lo contaré dentro de unos años. A mí lo que me obsesiona es educarles en libertad, como a mí me han educado.

Perfil

Tiene 36 años y cuatro hijos, está en política desde los 19 y no tiene pinta de ir a bajarse del tren. Defiende la tolerancia -"me enriquece estar con gente que piensa de otra manera"- y rechaza la imagen de ñoña o estrecha, porque a lo suyo le llama coherencia. No hace deporte, y debe de ser cierto que le gusta comer, porque habla de unos pimientos rellenos o una leche frita casi con lágrimas en los ojos. Hoy cumple un año en su puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de abril de 2010

Más información