"Estoy en mi derecho y ejerzo mis derechos"

Jesús Neira insiste en que la ley le permite solicitar la licencia de armas

El profesor universitario y presidente del Observatorio Regional contra la Violencia de Género, Jesús Neira, tuvo que acudir ayer por la mañana a los juzgados de Majadahonda. La titular del número 4, Elena Lizaur García-Margallo, le obligó a comparecer, pese a que había pedido un aplazamiento para después de Semana Santa. La declaración, sobre la agresión al profesor por Antonio Puerta, duró una media hora, y a su salida Neira, que prácticamente no se paró con los periodistas, se ratificó en que tiene derecho a tener una licencia de armas: "Tengo mis derechos y puedo ejercerlos. No vendrá a decirme usted qué derechos tengo que ejercer y cuáles no", respondió a los informadores en tono desafiante.

El profesor ratifica su declaración por los golpes que le propinó Puerta

Más información

Neira fue agredido el 2 de agosto de 2008, cuando intentaba defender a Violeta Santander que, supuestamente, era víctima de malos tratos por parte de su compañero sentimental, Antonio Puerta. Ocurrió a la entrada de un hotel de Majadahonda. El profesor acudió hasta en tres ocasiones a dos hospitales (Puerta de Hierro y Móstoles), tras lo cual entró en coma. En este estado permaneció durante varias semanas. Se temió por su vida.

El profesor había pedido un aplazamiento para no tener que comparecer ayer en los juzgados. Alegó que se encontraba mal de salud, por lo que pedía acudir a Majadahonda más adelante. En un principio, la magistrada Lizaur lo pospuso hasta el 14 de abril. A última hora del viernes cambió de opinión. Neira había participado en un programa de televisión la noche del jueves. También presidió la reunión del Observatorio Regional contra la Violencia de Género la mañana del pasado viernes, por lo que según la juez, no había lugar al aplazamiento.

La duración de la declaración de Neira en los juzgados fue breve. No fue reconocido por el médico forense, pese a estar previsto. Ante la juez, el profesor se ratificó en sus anteriores declaraciones. "Lo he hecho en los mismos términos. Me han planteado una serie de preguntas y nada más", aseguró a su salida de los juzgados. A preguntas de los periodistas, el profesor mantuvo que la ley le otorga unos derechos, entre los que se encuentra el solicitar una licencia de armas, y que piensa ejercer dichos derechos.

Fuentes de la Guardia Civil destacaron ayer que resulta "muy difícil" conseguir una licencia de armas tipo B, para protección personal. Los particulares tienen que argumentar de forma muy detallada por qué solicitan el arma y aportar toda la documentación que crean necesaria. Una vez presentados los escritos en la intervención de armas de su zona, la solicitud debe pasar al menos otros tres filtros antes de que sea el director general de la Guardia Civil el que dé el visto bueno a la licencia. Pero aún quedan varios trámites, como el de pasar un examen en el que el aspirante muestre destreza en el manejo del arma (deberá montarla y desmontarla) y una prueba de tiro. También tendrá que aportar un certificado de carecer de antecedentes penales y un examen psicotécnico expedido por un centro oficial. "Cada vez está más restringido. El último año se ha reducido un 15% las ya concedidas", destacó una portavoz de la Guardia Civil. Ahora sólo se da la licencia a profesionales de alto riesgo, como joyeros o representantes de joyería y a personas amenazadas por terroristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de marzo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50