El Gobierno transfiere al Tesoro los 834 millones cobrados a la banca por las ayudas

Con el agujero de ingresos que tiene el Estado, la ayuda que ha recibido el Tesoro habrá sido muy celebrado. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, reconoció ayer que el fondo de activos financieros a cajas y bancos para facilitar liquidez ha sido rentable. Hasta el 31 enero, este fondo ha reportado un beneficio por intereses cobrados de 834 millones que se han transferido al Tesoro. Esta cantidad seguirá aumentando a medida que se cobren más intereses pendientes.

En su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso, Campa también resaltó el papel del Instituto Nacional de Crédito (ICO), que el año pasado ha prestado 19.331 millones, un 20% más que el ejercicio anterior. El secretario de Estado anunció que en 2010 prestará un 20% más (es decir, unos 23.000 millones), pero sólo "a proyectos solventes". "El objetivo no será financiar a todas las empresas que necesiten crédito sino a aquellas que tengan capacidad de hacer frente a los pagos de la deuda", advirtió.

Algunos parlamentarios se hicieron eco de una petición de las cajas sobre las fusiones. La petición era que se realice una modificación legal para que las uniones se basen jurídicamente en una caja y no en un banco, como ocurre hasta ahora. Según el Gobierno, las denominadas fusiones frías (Sistema Institucional de Protección) "no requieren una reforma sustancial en su funcionamiento. Al no haber precedentes, sólo van apareciendo pequeñas interpretaciones que se deben clarificar". No habrá reforma legal, pero sí parece que el Gobierno saldrá al paso de las dudas fiscales y contables que reclama el sector.

Con indirectas, Campa culpó a las cajas de que no haya habido ninguna fusión por el momento. Este responsable económico recordó que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) "era operativo desde que se aprobó, en junio de 2009", es decir, hace ocho meses. Aclaró que, posteriormente, en febrero, lo que se pactó con Bruselas era un sistema "flexible y ágil" para evitar la notificación y seguimiento individualizado de cada operación, pero que desde junio se podían haber realizado peticiones de ayudas. También aclaró que, por el momento, "ninguna entidad" ha enviado peticiones de dinero a Bruselas, aunque considera que hay prisa: "la reestructuración del sistema financiero debe realizarse cuanto antes", dijo.

El portavoz adjunto de Economía del PP, Álvaro Nadal, pidió una urgente reforma de la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (LORCA). "Si no hay fusiones es porque hay una pelea por los asientos de los Consejos y discusiones sobre la sede social. Cambie la ley para que no ocurra esto", pidió. Campa fue tajante: "Primero deben fusionarse las entidades, que es lo urgente, y luego, se cambiará la ley para que estén preparadas a la normativa internacional de capital, que es lo importante, y llegará en 2013".

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS