Reportaje:

300 nombres esperan sepultura

Las fosas de la Guerra Civil paralizan el derribo del cementerio de Cádiz

La Historia no ha terminado de pasar página en el cementerio de San José. El Ayuntamiento de Cádiz (PP) ordenó clausurar el camposanto hace años pero bajo su suelo permanecen los cuerpos de, al menos, 300 personas. La mayoría de ellas fueron arrojadas a fosas comunes tras la Guerra Civil. Fueron fusilados de la ciudad que acabaron allí.

El Consistorio gaditano lleva meses tratando de seguir adelante con su plan de construir sobre estos terrenos una zona verde, equipamientos deportivos y una sede cultural. Pero la losa del pasado es demasiado fuerte. Sólo seis familiares han reclamado a sus seres queridos supuestamente enterrados en este cementerio.

Han pasado ya dos años desde que el Ayuntamiento anunciara por primera vez que iba a dejar pasar un plazo de tres meses para que los familiares de represaliados de la Guerra Civil, cuyos cuerpos pudieran haber acabado en el cementerio de la ciudad, les reclamasen. Esos tres meses ya son 24 y al plazo ni siquiera se le ha puesto cierre todavía. El proyecto de derribo definitivo del camposanto sigue paralizado por la dificultad que entraña el traslado definitivo de los restos. En los últimos meses se han dado pasos importantes, como el traslado definitivo de los restos del alcalde Fermín Salvochea pero miles de huesos permanecen bajo tierra.

Sólo seis familias han reclamado a sus seres queridos enterrados allí

El concejal de Cementerios, Santiago Posada, reveló esta semana en un debate organizado en la Asociación de la Prensa de Cádiz que todavía quedan por exhumar los restos de un mínimo de 300 personas, según el estudio encargado a la empresa que gestiona el camposanto, CEMABASA. El llamamiento a los familiares sigue abierto. El primer plazo se puede definir como un fracaso porque, dos años después, sólo seis parientes se han interesado por sus seres queridos. Una petición sigue en trámite pero las otras cinco ya se han resuelto. Una ha terminado con éxito pero los otros cuatro estudios han resultado negativos. Los huesos reclamados o no se han encontrado o no pertenecían a la persona solicitada.

Esta falta de interés ha estado motivada según los partidos de la oposición, PSOE e IU, y según las asociaciones de memoria histórica, por la escasa difusión de esta posibilidad. Ahora reclaman al Consistorio que se esfuerce por dar a conocer los nombres de quienes todavía descansan bajo ese suelo y de esta forma animar a sus allegados a reclamar sus cuerpos y darles la sepultura que no tuvieron. La ley de Memoria Histórica permite que este proceso sea gratuito.

Posada cree que el gobierno municipal ha hecho bien los deberes y, como prueba de buena voluntad, recuerda que el cementerio sigue sin ser clausurado. No se podrá construir en este solar hasta que todos los restos sean trasladados al cementerio mancomunado de Chiclana. El Consistorio se comprometió hace dos años a exhumar todos los cuerpos, independientemente de la causa de su muerte, esforzarse por su identificación, trasladarlos a Chiclana y conservar los libros de registro para la consulta de familiares e investigadores. Entonces había prisa por culminar el proceso y levantar los anunciados jardines con equipamientos culturales y deportivos. Ahora ya no se fija ningún límite de tiempo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción