Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio de las 39 depuradoras rurales de Louzán

La Diputación las compró con fondos europeos y no concreta su paradero

Rafael Louzán, presidente de la Diputación de Pontevedra, se ha ufanado de gestionar "en los pasados años" dos proyectos financiados con fondos europeos, Deputrans y RedeSanea, con una inversión de más de seis millones de euros que, según dijo en 2009, "permitieron instalar un total de 37 plantas depuradoras" en diferentes núcleos rurales de la provincia. En febrero último la Diputación volvió sobre el asunto señalando que con Deputrans se habían instalado 35 depuradoras "en 18 ayuntamientos que vierten al Miño". La ejecución de ambos programas, que sumaron sobre el papel 39 depuradoras, está sumida en un galimatías que impide conocer con certeza cuántas y en qué emplazamientos se instalaron y cuántas están funcionando, lo que traduce el fiasco de la ejecución.

La adjudicataria, SMA, informa que sólo 30 plantas están "activas"

Los programas Deputrans 2004-05, dirigido específicamente a sanear la cuenca del Miño mediante 35 depuradoras compactas, y RedeSanea, con tres más para las cuencas del Lérez y Umia, fueron financiados al 75% por fondos comunitarios transferidos en 2005. En total, 39 depuradoras porque el suministrador, como mejora del concurso convocado para adjudicarle el contrato de Deputrans, regaló una. Pero de ellas, en una primera aproximación a los datos públicos, en la cuenca del Miño sólo aparecen 28 depuradoras en 17 municipios.

Un grupo de ayuntamientos de esta cuenca inicialmente incluídos en el proyecto se descolgó del mismo y en 2006 se reemplazaron por los de Barro, Cambados, Meaño y Silleda. No consta, con todo, que en Meaño haya instalada ninguna.

La compra, instalación y mantenimiento de las plantas fue adjudicada en febrero de 2005 a la empresa Soluciones Medioambientales y Aguas, SA (SMA), que añadió una unidad más, valorada en 104.000 euros, como mejora de su oferta en el concurso. Las 36 depuradoras, por rigor del programa, tendrían que estar instaladas ese año. A finales del mismo se adjudicó la obra civil para instalar 26 plantas en 10 ayuntamientos de la cuenca del Miño. Paralelamente la Diputación adquirió las tres depuradoras del proyecto RedeSanea. En febrero de 2006, Louzán garantizó que al mes siguiente, en marzo, todas las plantas estarían "a pleno rendimiento" aunque la instalación tuviera que escalonarse por "problemas de logística en el transporte" que, a la vista de los resultados, no parece que se hayan resuelto aún.

El 16 de marzo de 2006 arrancó la primera planta, en Salvaterra, ante el alcalde, Arturo Grandal, y el propio Louzán, que saludaron "este primer paso". En mayo se repitió en Mos, donde Louzán inauguró "la primera" depuradora del programa con Nidia Arévalo -luego su jefa de proyectos europeos y alcaldesa- ignorando a María Jesús Escudero, a la sazón regidora y cuya moción de censura habían empezado a cebar. Cuando inaugura la de Cambados, en noviembre, Louzán dice que ya hay seis depuradoras funcionando, 23 instaladas y otras siete pendientes de instalación. En marzo de 2007, al inaugurar la de Ribadumia, Louzán cuantifica 35 plantas en 17 municipios, entre los que figuran como novedad Vila de Cruces y Meis, pero no Bueu, pese a publicitarse una planta de Deputrans en la isla de Ons, de ese municipio.

En mayo del año pasado, Louzán dio por "ejecutados" los dos programas europeos. La página web montada para hacer el seguimiento de Deputrans reparte 36 depuradoras entre 17 municipios, de las que sólo estarían funcionando 18; el resto sufre algún tipo de incidencia que se lo impide (nueve) o están pendientes de arrancar o de instalación (otras nueve). Fuentes de la Diputación han retirado fundamento a esos datos "porque son de hace tres o cuatro años, cuando concluyó el programa Deputráns" . La página, ciertamente sin fecha, se identifica como un servicio a la Diputación de SMA, la empresa adjudicataria de las depuradoras, que se ha negado a comentar "absolutamente nada" sobre ellas y sus contratos con el órgano provincial. En su propia página corporativa SMA da cuenta, sin embargo, de sólo 30 depuradoras "activas" en Pontevedra: puede que también hayan descuidado actualizarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de marzo de 2010