Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO JARA ANDREU | Presidente de CajaGranada

"La alianza con Cajasol no tiene sentido"

Antonio Jara Andreu (Alquerías, Murcia, 1946) ha regresado al primer plano de la vida pública como presidente de una caja de ahorros, en un momento crítico del sistema financiero y después de haber sido alcalde y diputado autonómico y nacional. Asegura que CajaGranada no está tutelada por un acuerdo político y que el Pacto del Saray no puede reeditarse. Afirma que CajaGranada no puede quedarse sola pero que "la fortaleza ha de venir por la línea de alianzas estratégicas extracomunitarias".

Pregunta. Su antecesor dijo en su despedida que le dejaba una caja "solvente, fuerte, moderna, con futuro y autónoma". ¿El listón parece muy alto?

Respuesta. Es cierto. No tengo que corregir esas declaraciones. CajaGranada es una buena caja. Lo dice nuestra auditoría de 2009 y lo dice el Banco de España.

"CajaGranada no se puede quedar sola, pero no nos vamos a disolver en otra"

"El Pacto del Saray fue bueno pero no estoy por su reedición"

"No tengo que ganar la reelección, pero no por eso sólo soy de manos libres"

"Quien me sustituya lo hará como presidente de CajaGranada"

P. Su nombramiento es fruto de un pacto político entre el PSOE y el PP, denominado acuerdo estratégico de estabilidad institucional y buen gobierno. ¿Hasta qué punto le condiciona su acción este compromiso?

R. Es cierto que la propuesta a la presidencia de la caja se formuló por los dos partidos mayoritarios en Granada, el PSOE y el PP. Dicho eso, el acuerdo de estabilidad institucional y buen gobierno de la caja se ha quedado en manos de su consejo de administración. Los dos partidos formularon la propuesta e inmediatamente se replegaron, lo que creo es una decisión políticamente acertada. Valoré ese acuerdo político de inicio pero debo decir que no es un acuerdo que perviva en la vida de la caja. Por tanto, la caja no está tutelada por el pacto político.

P. ¿El llamado Pacto del Saray forma parte de ese acuerdo?

R. Creo que ese fue un acuerdo amplio, político y social, en un momento oportuno. Pero creo que no es bueno ante circunstancias distintas repetir las mismas actitudes. Es un error. El Pacto del Saray respondió a una coyuntura muy especial que fue oportuno en aquel momento, pero no estoy por su reedición.

P. ¿Qué quiere decir con que "una alianza estratégica es ineludible"?

R. CajaGranada tiene que crecer. Este es un mensaje en general que subyace a toda la reordenación del sistema financiero español y andaluz. CajaGranada es una caja de la mitad de la tabla de las cajas españolas, saneada, en buena posición, pero que tiene que redimensionarse. Tiene que hacerse más grande. En eso estamos, lo que pasa es que la gente se confunde inmediatamente y dice que esto quiere decir que se va a fusionar con no sé quién. Y no es verdad.

P. ¿Qué quiere decir entonces?

R. Bueno, le voy a dar una fórmula que va a entender. Una alianza estratégica para CajaGranada tiene que preservar de manera ineludible su identidad como caja y su lealtad territorial. Con esos dos condicionantes, yo he leído que hay fusiones frías, fusiones calientes, templadas. He leído que hay alianzas estratégicas, que hay SIP, que hay absorciones, integraciones. No veo ningún problema para que CajaGranada crezca, se fortalezca, sea más grande, sin perder su identidad como CajaGranada y manteniendo su lealtad territorial.

P. Pero esos son los pilares del Pacto del Saray. ¿Sigue vivo?

R. No, porque el Pacto de Saray tenía un matiz. "Solos podemos", y no creo en ese mensaje. Creo que tenemos que ser más grandes. Para mí lo importante es la salud antes que la estatura. Y CajaGranada tiene lo primero, pero no puede quedarse sola. Pero no nos vamos a disolver en ninguna entidad.

P. ¿La mitad de los granadinos, según diversas encuestas, apoyaban la integración en Unicaja-Jaén-Cajasur?

R. CajaGranada es una caja inequívocamente andaluza. No acepta el papel de caja provincial, municipal o caja local. Esto no está en cuestión. Queremos fortalecer el sistema financiero andaluz, queremos estar presentes en los grandes proyectos de desarrollo de Andalucía y así se lo he dicho al presidente de la Junta de Andalucía.

P. Entonces, ¿por qué no sería aplicable la llamada teoría de las dos torres (dos grandes cajas)?

R. CajaGranada aporta algo muy importante. Y es que le da equilibrio y distribución adecuada a los servicios financieros en el territorio. CajaGranada no se va a ir nunca de la Alpujarra o de los montes orientales. Y CajaGranada quiere estar en Andalucía y quiere estar como CajaGranada, no está en otro proyecto ni se le espera.

P. ¿Y cómo va a hacerse más grande? ¿Hay algún contacto o iniciativa?

R. No lo hay y si lo hubiera no se lo diría, porque antes debe saberlo el consejo de administración. Lo que quiero decir es que está en una actitud muy receptiva y muy activa en este proceso de reordenación, lo que nos diferencia del Pacto del Saray.

P. ¿Sería más fácil un acuerdo con una caja no andaluza?

R. En el actual escenario andaluz, tres cajas de ahorro están muy bien. Para nosotros, yo no descartaría nada en este momento, pero en todo caso le diré que nuestra fortaleza ha de venir por la línea de alianzas estratégicas extracomunitarias.

P. ¿Extracomunitaria?

R. Sí.

P. ¿Pero una alianza estratégica con Cajasol, sin perder la identidad, sí sería competitiva?

R. Esa alianza no tiene ningún sentido para CajaGranada. Si tuviera que descartar alguna, descartaría ésta. Sin duda. Hay una diferencia muy notable de dimensión en activos. Y eso no podría ser nunca una alianza estratégica, eso se llamaría de otra manera. Y yo no estoy dispuesto, e insisto en que quien me sustituya lo hará como presidente de CajaGranada. Ese es mi compromiso. Y, además, ¿qué aporta eso al sistema financiero andaluz? Esa alianza intracomunitaria no aporta nada. En Andalucía el sistema financiero no puede someterse a clichés manidos. Se acabó la historia de la caja única, y creo que está muy bien la historia de la terna de cajas.

P. ¿Qué tal se lleva con sus colegas Medel y Pulido?

R. Bien, muy bien. Conozco a Braulio Medel desde comienzos de los 80. Es un presidente que me merece un enorme respeto. Nuestras relaciones son cordiales. Conozco menos al presidente de Cajasol, pero he hablado con él, y la disponibilidad de CajaGranada va a estar siempre abierta con estas dos entidades, sin que esto se pueda entender, en ningún caso, como un proyecto de alianza con ninguna de ellas.

P. Cumple ahora 64 años y, por tanto, sólo estará un mandato de presidente. ¿Eso le deja las manos más libres?

R. No tengo que ganarme una reelección. Pero no sólo por eso, soy de manos libres. Y no he recibido ninguna indicación de los partidos políticos, ni del Gobierno andaluz sobre lo que tengo que hacer en la caja.

P. ¿Siguen siendo los localismos un problema en Andalucía?

R. Todos los ismos son en principio sospechosos y el localismo también lo es. Si hay un espacio en el que el localismo es perverso es en el espacio financiero. He leído unas manifestaciones del presidente Griñán en el sentido de que él no ve imposibles ni perniciosas alianzas estratégicas de las cajas andaluzas más allá del territorio de la comunidad. De hecho, hemos tenido una experiencia reciente que ha sido muy bien acogida. Por tanto, ese es un campo abierto y CajaGranada ve esa opción como otra cualquiera.

P. Se ha reunido ya con el Banco de España. ¿Qué le han recomendado?

R. El Banco de España ve con buenos ojos la situación de CajaGranada. Muy pronto vamos a tener su visita [inspección] y, hasta que ese momento llegue, no doy nada por sentado. Nos ha recomendado estar atentos a la evolución de la reordenación del sistema y trabajar en el mantenimiento de nuestra situación. No me gusta que desde fuera se limiten las posibilidades de la caja. No estamos urgidos. No nos está empujando nadie. El Banco de España no me ha dado ninguna indicación, ni ninguna premura. Y mis noticias son -y la fuente es la CECA y el Banco de España- que se está intentando alguna reforma legislativa que permitiese resolver estas dificultades para articular esas alianzas estratégicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 2010