Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Maestro Padilla, un músico sin fronteras

Varios países homenajean al compositor en el 50º aniversario de su muerte

Valencia, El relicario o La violetera son canciones que forman parte de la memoria sentimental española. Sus melodías se agarran a la mente con la intensidad de los recuerdos de infancia. Hay en ellas esa adherencia íntima de los primeros ritos de paso. El músico José Padilla (Almería, 1889-Madrid, 1960) no sólo ganó mucho dinero con estas obras. También entró en la galería de la cultura popular. Su talento propició tiradas de millones de discos y giras por decenas de países. Todo desembocó en una forma de satisfacción inigualable: llevar la música a muchos lugares del mundo.

Este año se celebra el 50º aniversario de la muerte del músico andaluz. Y desde los más diversos lugares se preparan homenajes al maestro, que compuso y estrenó obras en varios países. Padilla vivió en Buenos Aires, Roma y París, entre otras ciudades. Su música se encuentra en más de 300 películas y series televisivas de Estados Unidos, Japón, Marruecos, Suecia, Alemania, Reino Unido, Italia, Brasil, México, Argentina, Holanda y Francia. Y está unida a películas de directores como Ridley Scott, Ermanno Olmi, Woody Allen, Theo Angelopoulos, Akira Kurosawa, Ernst Lubitsch o Federico Fellini. Charles Chaplin incluyó una versión de La violetera en la película Luces de ciudad y omitió la autoría de Padilla en los créditos del filme. Por ello Padilla puso un pleito y lo ganó.

'La violetera' y 'Valencia' forman parte de la memoria española

Oslo iniciará una serie de homenajes con una exposición y un concierto

Su música se encuentra en más de 300 películas y series televisivas

Ridley Scott, Fellini y Woody Allen usaron sus composiciones

Oslo será el escenario de un homenaje al músico andaluz en la tercera semana de abril. Coincidirá con la inauguración de la nueva Embajada de España en Noruega. El homenaje ofrecerá una exposición de carteles, fotografías, cartas y partituras autógrafas, así como un concierto.

Mayo será el mes del homenaje portugués. Destaca un concierto, el 11 de mayo, promovido por las embajadas de España y Francia en Lisboa. Padilla fue un apasionado de la música lusa. En Buenos Aires, estrenó Menina bailo o fado y en París, Le fado. Su esposa era portuguesa. Symphonie portugaise, Romance au Portugal y Estudiantina portuguesa, cantada en la Revolución de los Claveles, están dedicadas a su mujer.

La Habana acogerá, entre el 23 y el 25 de mayo, la exposición presentada en Oslo. En esta muestra se añadirán partituras dedicadas a países americanos. Un concierto y una conferencia sobre la música de Padilla en el cine completarán el homenaje en Cuba.

Argentina también se suma a los actos. En mayo, se descubrirá una placa en el teatro Ópera de Buenos Aires y se ofrecerán una conferencia y un concierto dedicados al músico almeriense. Padilla es autor de tangos célebres como El taita del arrabal o Vieja herida.

Eugenia Montero, sobrina de Padilla, se sintió cautivada por la personalidad de su tío. "Le llegué a conocer en París a finales de los años cincuenta. Era un hombre muy guapo y muy cariñoso con los niños. Era muy comunicativo y extravertido. Vivía por y para la música. Le recuerdo siempre al piano. Tenía su partitura en blanco y un lápiz y una goma. Tocaba el piano, paraba y empezaba a reflejar las notas con el lápiz. A veces, utilizaba la goma un poquito. Cuando quedaba satisfecho, pasaba las notas a pluma en otra partitura. Ésa era la partitura definitiva", evoca la sobrina del músico.

Montero precisa que la goma no siempre era imprescindible: "Algunas de sus obras más conocidas las hizo de un tirón, sin corregir nada. Por ejemplo, La violetera, El relicario o Valencia".

Padilla siempre defendió la dignidad de su trabajo y no permitió que nadie se aprovechara de su esfuerzo. "Mi tío recalcaba que su música era un trabajo suyo y que nadie la tenía que plagiar. 'No doy parte de mis derechos a nadie', solía decir", relata su sobrina.

Varios países han iniciado el ciclo de homenajes al maestro. Descendientes y admiradores de Padilla trabajan ahora para que, en las próximas fechas, se establezca un calendario de actos que recuerde en España a un músico que hizo disfrutar a millones de personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 2010