Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bloqueo en la negociación con Fomento para salvar el nuevo puerto coruñés

El ministerio se niega a dar un préstamo a la Autoridad Portuaria para ampliar el proyecto inicial, que arrastra ya un sobrecoste de 419 millones

Cinco años después de que comenzaran las obras y transcurridos otros cinco meses sobre el plazo que se habían dado la Autoridad Portuaria de A Coruña y Puertos del Estado para cerrar el plan de financiación de la dársena exterior, las negociaciones permanecen bloqueadas sin que ambas partes logren ceder en sus posiciones. Tras las reuniones mantenidas hasta ahora, discretas y en un aparente tono más cordial, los técnicos de ambos organismos siguen sin poner fecha para la firma del multimillonario crédito que garantizará el final de las obras en Punta Langosteira (Arteixo). El organismo que preside Fernando González Laxe tiende la mano para cerrar ya el acuerdo sobre la base de las obras programadas inicialmente, con un sobrecoste total de 419 millones sobre la inversión prevista, pero niega los 70 millones que la Autoridad Portuaria considera vitales para completar el proyecto con la construcción de un contradique.

"El contradique no entra en nuestros planes", advierte Puertos del Estado

MÁS INFORMACIÓN

"Estamos intentando cerrar un acuerdo global, que incluya todas las fases del proyecto, y eso incorpora el contradique planificado", advierten desde la Autoridad Portuaria de A Coruña, que descarta recurrir a financiación al margen del crédito que negocia con Fomento, en parte debido al alto nivel de apalancamiento financiero que arrastra el organismo presidido por Enrique Losada y a que esa operación tendría que pasar también por el filtro de Puertos del Estado. Desde el organismo dependiente de Fomento advierten que "sólo faltan flecos por cerrar para llegar a un acuerdo", aunque también eluden poner fecha, "siempre y cuando el préstamo se circunscriba a las obra inicial planificada". "El contradique y todo lo que sean obra complementarias es algo que no entra en nuestros planes", advierten fuentes del ente que preside González Laxe.

El tiempo corre en contra de la Autoridad Portuaria de A Coruña. Y si difícil fue el pasado mes de septiembre concretar un calendario de trabajo para cerrar el plan financiero, que según anunció Losada vencía inicialmente el 15 de octubre, más complicado semeja ahora evitar que las obras se paralicen. Por una cuestión: del plan de financiación adicional solicitado el año pasado, cifrado en 283 millones de euros, unos 57 millones, según las cuentas del puerto coruñés, son imprescindibles para asegurar los pagos de las obras a partir del próximo mes de junio.

El coste del proyecto de Punta Langosteira, que fue adjudicado en 2004 por 370 millones de euros, se ha elevado hasta 789 millones. La obra, cofinanciada por la Unión Europea, dispone de 468 millones, con lo que resulta un déficit de 321 millones. Contando con un crédito que ha autorizado el Banco Europeo de Inversiones (BEI), y teniendo en cuenta las proyecciones financieras incorporadas de la Autoridad Portuaria de A Coruña, la necesidad de financiación adicional es de 283 millones, de los que Puertos del Estado sólo prevé cubrir 215, dejando el contradique fuera del crédito. El organismo que preside Losada prevé una punta de endeudamiento de 410 millones de euros en 2015, "que es asumible porque la actividad portuaria de la nueva dársena generará los recursos suficientes", según sus estimaciones.

La construcción del contradique, con su muelle adosado, es indispensable para trasladar a punta Langosteira los tráficos que deben abandonar los muelles actuales, según la Autoridad Portuaria. Sin la nueva infraestructura no podrán trasladarse esas mercancías, mantiene el organismo coruñés, y en consecuencia no podrían desafectarse los actuales muelles. Es decir, el supuesto ahorro de 70 millones de euros que supone desistir del contradique genera en realidad un déficit de 130 millones, ya que no podrán obtenerse los 200 millones netos que, según los cálculos actuales de la Autoridad Portuaria, aportará la venta de los solares de la actual rada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 2010