Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... SANDRA HERMIDA

"Quería hacer las películas que a mí me gustaría ver"

Ni un ápice queda en ella de la adolescente tímida, acomplejada por su maravillosa mata de rizos morenos, que decidió estudiar la carrera de Ciencias de la Información al ver a las hermanas mayores de su mejor amiga del colegio escoger dos de las ramas de esta carrera: Periodismo e Imagen y Sonido. Ya entonces, Sandra Hermida recorría con su amiga Sonia filmotecas y cine estudios en busca de buenas historias que echarse al cuerpo. A los 17 años cayó en la cuenta de que no tenía que limitarse a ver cine, también podía estudiar para hacerlo. Han pasado 20 años. El pasado 14 de febrero le dieron un Goya, el segundo que logra. A la mejor película documental por Garbo, el hombre que salvó el mundo. Sandra Hermida es una de las productoras. Hace dos años le dieron el primero, a la mejor dirección de producción por El orfanato. Y entre los dos galardones incluso le ha dado tiempo de tener una niña.

La directora de producción ha logrado dos 'goyas' (y tener una hija)

Con el tema de los viejos amigos como hilo conductor, el reencuentro con Sandra se produce en una pequeña y exquisita taberna de otro colega suyo, Álvaro. Abrió un local en 2009 en Madrid junto a su compañero de fogones Iván -dos excelentes cocineros con trayectoria entre grandes chefs-. "Nuestra idea es ofrecer las cosas que a nosotros nos gustaría probar cuando salimos a comer y beber por ahí", explica Iván.

Al entrar en Arzábal nos envuelve un aroma a trufa capaz de levantar el apetito al más deprimido. Los huevos con trufa se vuelven entonces obligados. La filosofía de los dueños de esta taberna es la misma que aplica Sandra Hermida al cine: "Quería hacer las películas que a mí me gustaría ver". Hace seis años montó la empresa Colosé Producciones con otro amigo, el ayudante de dirección Javier Soto. Y no les ha ido nada mal. Hacen cortos, documentales, video-clips, videoarte... Cuando le pregunto qué ha hecho para conseguir dos premios Goya con 37 años responde con la humildad que no ha perdido: "He tenido la suerte de encontrar algo que me encanta y se me da bien, y también de haber escogido un trabajo, la dirección de producción, que no es el más deseado. Pero el premio es un reconocimiento a una forma de entender el cine de todo un equipo... y de entender la vida".

A ella le gustan las alcachofas. Tiene suerte. Es temporada. Las sirven fritas, crujientes. Ella prosigue con su explicación. El productor es el que busca el presupuesto y el director de producción se ocupa de "coordinar la manera de llevar a imágenes el guión". Es el que sugiere el equipo técnico, negocia las condiciones, hace el trabajo logístico, de localización, etcétera. "Pero la motivación del equipo es lo que más influye en que luego funcione", afirma.

Con Garbo han ganado ya 225.000 euros y la han visto 35.000 espectadores. Se estrenó el pasado 4 de diciembre y sigue en las salas. "Estoy contenta porque hemos conseguido hacer algo que a la gente le ha gustado", explica. Y hace autocrítica. "Muchas veces no se logra hacer proyectos que empaticen con el público, a veces por falta de verosimilitud, otras porque lo que se cuenta no interesa. Pero también es verdad que es difícil meter a la gente en las salas. Cuando acabas una película apenas queda presupuesto para el marketing".

Arzábal. Madrid

- Alcachofas fritas: 12 euros.

- Sartén de huevos con trufa: 9.

- Ventresca de atún rojo (toro) en tartar: 24.

- Croquetas de boletus: 6.

- Dos copas de chirac Pararell 45 (Ródano): 4,80.

- Dos botellas de agua: 5.

- Dos cafés y un poleo: 5,20.

Total: 66 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2010

Más información