Reportaje:Faltan 99 días para el Mundial

La contrarreloj de Torres

Tras su lesión, el delantero aceleró para acudir a esta cita

Fernando Torres se partió una rodilla el 13 de enero, contra el Reading. Tres días después, en Barcelona, se puso en manos del doctor Cugat. Esa misma tarde, por la clínica Quirón pasó Fernando Hierro, el director deportivo de la federación. "Estaré en París", le avisó, recién salido del quirófano, el delantero centro del Liverpool. "Tómatelo con calma", le aconsejó Hierro. Durante 38 días, Torres ha vivido en el gimnasio, sin tregua, con Edu, Paco y Gonzalo, los fisioterapeutas españoles del Liverpool. No ha concedido entrevistas y ha suspendido, al menos, cuatro rodajes publicitarios. El 21 de febrero reapareció contra el Manchester City. El sábado pasado culminó sus primeros 90 minutos en semanas marcando el gol de la victoria sobre el Blackburn.

Más información

En el camino, Torres se ha comprado dos perros, ha viajado un par de veces a Madrid y Compostela -su esposa, Olaia, a la que conoció con 16 años, es de allí- y se ha tatuado el nombre de su hija, Nora, en un antebrazo.

Rafa Benítez habría preferido que se quedará en Melwood, pero The Kid llegó ayer a París con la selección. Hoy no será titular, aunque Vicente del Bosque piensa darle minutos. "Es un futbolista importante", aseguró el seleccionador. "Un referente en este equipo y un veterano pese a su juventud", dijo, el capitán, Casillas.

Con 25 años, Torres ha jugado 71 partidos y marcado 23 goles con España, aunque no juega desde el 10 de octubre, contra Armenia. Villa sólo le ve méritos: "No hay ningún delantero con su potencia". "¿No ha visto los goles que mete. Es un futbolista enorme, de trascendencia mundial", apunta Xavi. En Liverpool lo saben: ningún futbolista alcanzó antes los 50 goles en la Premier y sólo Gerrard vende más camisetas. Hoy, Torres vuelve en un duelo grande. No pensaba perdérselo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50