Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Odette Pinto, locutora y actriz de radioteatro

Dirigió los programas 'Las tardes de Odette' y 'Odette y tú'

Más allá de las condolencias personales, la noticia de la muerte de Odette Pinto el domingo 21 de febrero, en Barcelona, a los 78 años de edad, invita a una reflexión. Está desapareciendo en España una radio comercial protagonizada por locutores de una dilatada carrera profesional que la historia ha convertido en mucho más que marcas. Fueron marcas porque asociado a la credibilidad de su voz estaba el producto del anunciante patrocinador, que siempre confió en ellos como eficaces prescriptores de venta. Pero los locutores de esta radio comercial también fueron grandes comunicadores de afectos. Nadie permanece vinculado a una voz durante años, si no está convencido de su poder de talismán para llenar un vacío. Odette Pinto fue la locutora ideal para el sector publicitario por su capacidad de conectar con el consumidor. Pero Odette Pinto fue también la compañera ideal para miles de oyentes que la adoptaron como a un miembro más de la familia. Ese poder de comunicación sólo lo tiene la radio. Y Odette Pinto lo tenía. Muchas de las fieles oyentes de varias generaciones que persiguieron la voz de Odette Pinto por el dial, durante los últimos 40 años, notarán pronto ese vacío.

Su voz tenía la credibilidad y el afecto que buscaban los publicistas

La primera parte de su biografía tiene ingredientes comunes a otras locutoras de su generación. Odette, nacida en Burdeos en 1932, de padre portugués, era una niña que recitaba poesías con mucha soltura, que se acercó a las tardes infantiles de Radio Sabadell, donde vivía. Locutora oficial de esa emisora a partir de 1946, debutó como actriz de radioteatro más tarde, y en 1955 se incorporó a Radio Tarrasa. Allí comenzó su primer programa femenino, Nosotras. Saltó a la emisora hermana, Radio Barcelona, para sustituir temporalmente a Rosario Caballé, la actriz que interpretaba el personaje de Elena Francis, y para realizar tareas como locutora y rapsoda. Pero en 1957 contrajo matrimonio.

El perfil biográfico de Odette Pinto adquiere en 1957 singularidad. El matrimonio supuso su despido automático de Radio Barcelona, porque una mujer casada no podía seguir siendo locutora. Odette Pinto no aceptó el destino de esposa como único futuro y consiguió muy pronto que José Joaquín Marroquí, el guionista y director de programas de Radio España de Barcelona, la contratara. Primero, como mecanógrafa y copista de los seriales manuscritos por el propio Marroquí, y luego como guionista y adaptadora. Más de un centenar de seriales adaptó en los ochos años en que estuvo en Radio España (1960-1968). En 1965 comenzó su primer programa con la marca Odette: Odette, ama de casa. Más tarde se sucedieron nuevas emisoras y nuevos programas (La mujer opina, La hora femenina). Y en 1974, en Radio Juventud de Barcelona, nació su distintivo más notorio: Las tardes de Odette.

Durante más de dos décadas (1974-1997), en las ondas catalanas, en tres emisoras distintas, Las tardes de Odette fue una representación genuina de la radio femenina. En 1997, este programa cerró un ciclo. El publicitario Josep Maria Ballvé, el fabricante de las marcas Luis del Olmo y Encarna Sánchez, dueño de Radio Miramar de Barcelona, le propuso a Odette el salto a las mañanas y así nació el programa que la ha acompañado desde entonces, Odette y tú.

Las tardes de Odette y Odette y tú fueron un bálsamo radiofónico, con la actualidad, los famosos, los libros, la belleza y la salud como asuntos principales. Un menú que Odette servía a sus amigas oyentes con una sonrisa y con amabilidad. Odette Pinto estaba convencida de que las buenas noticias son... las buenas noticias. Paradójicamente, había construido en su imaginación el retrato de una oyente solitaria y con apuros económicos, para la cual sólo deseaba que la radio fuera una caja de bombones y una dulce compañía.

Armand Balsebre es historiador de la radio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de marzo de 2010