Reportaje:

Eslovenia aguanta

El país centroeuropeo mantiene el tipo, pero la recuperación depende de sus socios comerciales

El año 2009 ha sido una noria de emociones y desencuentros para la Administración económica eslovena. El país logró volver en el segundo trimestre a cifras positivas de crecimiento después de seis meses de crisis. No obstante, a partir de octubre las cosas volvieron a empeorar, sembrando nuevas incertidumbres en el Gobierno, que a mediados de año ya daba por descontado el fin de la recesión. En total, 2009 se cerró con una caída del PIB superior al 7%, a falta de las cifras definitivas. El dato pone fin a una década prodigiosa, en la que creció una media del 4,4% anual.

Eslovenia ha sido durante casi un lustro el alumno más aventajado de los 12 países que se han sumado a la UE desde 2003. La ex república yugoslava sólo tardó cuatro años en sumarse al euro gracias a una ordenada disciplina fiscal y a reformas estructurales que le han equiparado a las legislaciones europeas en tiempo récord. En sus dos años en la moneda única ha logrado ser el país de la zona euro con mayor crecimiento comparativo del PIB, alcanzando el 90% de la renta europea, el mejor dato de todos los nuevos miembros de la UE.

En 2009, el PIB cayó un 7%, lo que supone el fin de la década 'prodigiosa'

Precisamente su orden fiscal, la flexibilidad de los mercados y la diversificación de su aparato productivo le han permitido acotar los efectos de la crisis. No obstante, la elevada dependencia de sus socios comerciales ha jugado en su contra. Durante el año pasado, sus exportaciones cayeron un 18,1% y las inversiones extranjeras -medidas como formación de capital fijo- se desplomaron un 24,9%. Esta situación ha generado un efecto dominó y una caída del 1,7% en el consumo privado y de un 11,5% en la demanda doméstica.

El 75% de los envíos al exterior de Eslovenia tiene como destino un país de la UE, mientras que el 77% de las importaciones viene de alguno de los países comunitarios. Asimismo, la mayoría de las empresas inversoras en el país tienen como sede algún país europeo. Con estos datos, no es de extrañar que la contracción económica de sus principales socios comerciales -entre los que se encuentran Alemania, Italia y Francia- afectara directamente a sus finanzas. Del mismo modo, cualquier recuperación de estos países repercutirá directamente en la salida de la recesión de Eslovenia.

Con todo, la principal preocupación eslovena son sus cuentas públicas, resentidas después de los paquetes de ayuda financiera impulsados en la etapa más dura de la crisis. En 2009 se espera que el déficit fiscal alcance el 5,5% del PIB, después de que en 2008 fuese del 1,8%, en tanto que la deuda pública ha alcanzado el 39,6% del PIB este año y el Ejecutivo espera que en 2013 esta cifra no supere el 42% y que el déficit llegue al 1,6%. Eslovenia sabe que mantener estas cifras es fundamental para no perder credibilidad en la zona euro y en los mercados internacionales.

Para ello, el Ejecutivo ha propuesto un nuevo paquete de medidas que implicará recortes en todos los estamentos del Estado. La primera de ellas será recortar en un 1% la fuerza laboral del sector público para incrementar su eficiencia. El Gobierno también ha planteado la venta de empresas públicas, que representarían alrededor del 2% del PIB -unos 720 millones de euros-. Si bien no se ha decidido qué compañías se pondrán en el mercado, las compañías más atractivas se encuentran en sectores estratégicos, como banca, seguros y energía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción