Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CHRIS NOTH | Protagonista de 'The good wife' (Fox)

"Mr. Big no me deja tranquilo ni en el metro"

Chris Noth (1954, Wisconsin, EE UU) carga en sus -anchas- espaldas con una sólida carrera teatral y televisiva. Sin embargo, su fama, más allá de las luces de Broadway y los shows de culto, sólo llegó cuando Darren Star le ofreció un papel clave en Sexo en Nueva York. Desde ese momento, Noth pasó de ser un actor más o menos anónimo a convertirse en Mr. Big, el tipo sin nombre que llevaba por el camino de la amargura a Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker). Mr. Big volverá este mismo año con la segunda parte de la adaptación cinematográfica de la serie.

"Hola, ¿cómo estás?", suelta Noth vía telefónica nada más empezar la entrevista. Es todo el español que habla, aclara acto seguido. De voz grave y pausada, el actor disfruta ahora del éxito con The good wife (los jueves en Fox, dial 21 de Digital +), que arrasa en EE UU. Está inspirada en la historia del gobernador de Nueva York Eliot Spitzner, que dimitió cuando se descubrió que había pagado los servicios de diversas prostitutas con fondos públicos. Noth, faltaría más, interpreta al sosias de Spitzner, Peter Florrick.

Su personaje es un político inmerso en un escándalo sexual

Pregunta. ¿Cómo definiría a su personaje, muy diferente de los que ha interpretado hasta ahora en televisión?

Respuesta. Yo no andaba buscando nuevo material, pero de repente surgió este guión magnífico, realmente bueno, y dije que sí. Dicho esto, veo a mi personaje como un superviviente, alguien que ha cometido un grave error pero que no está dispuesto a renunciar a su vida por ello. Un hombre que no va a rendirse. Además cree que puede tener una segunda oportunidad en la política y eso le da fuerza para seguir adelante.

P. The good wife retrata una estampa clásica de la vida política estadounidense: la esposa en la rueda de prensa junto al marido, cogiéndole la mano antes de que éste anuncie algo devastador...

R. La clave de la serie reside precisamente ahí: todos hemos visto esa escena pero no lo sucedido entre bambalinas. ¿Qué pasa después de ese momento terrible? Es un magnífico punto de partida.

P. ¿Le sorprende el éxito que está teniendo la serie?

R. ¿Sinceramente? En absoluto. Yo fui el último en sumarme al proyecto y el reparto era increíble. Julianna Margulies es una actriz impresionante, una fuerza de la naturaleza, y me moría de ganas de trabajar con ella. Con Archie Panjabi (Oriente es oriente) forma una pareja poderosísima.

P. Tiene usted buen ojo para las series y apostó por el formato cuando aún era el hermano pobre del cine...

R. Fue una casualidad. Surgió la oportunidad de trabajar en Ley y orden, vi que mi papel era lo suficientemente importante como para comprometerme y salió bien. Después apareció Sexo en Nueva York. No puedo quejarme.

P. No querría ofenderle pero muchos no saben quién es Chris Noth, pero si digo Mr. Big es probable que le pongan cara inmediatamente.

R. (Risas) No me ofendo en absoluto. Estoy orgulloso de un papel que ha marcado mi carrera. Lo único que me molesta es que no me deja tranquilo ni en el metro. Perder la privacidad es lo más duro de este fantástico trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 2010