Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa del Rey borra a Jaime de Marichalar

La Zarzuela anuncia que el divorcio de doña Elena se registró el 21 de enero

La página web de la Casa del Rey sufrió ayer modificaciones sustanciales. La foto oficial de la familia real cambió; también la composición de sus miembros y la biografía de la infanta Elena. El motivo: el divorcio de la hija mayor de los Reyes es ya un hecho.

El pasado 21 de enero se inscribió en el Registro Civil de la familia real el acuerdo de divorcio de los hasta ahora duques de Lugo y ayer la web borró a Marichalar. La imagen en la que aparecían los reyes de España con los príncipes de Asturias, la infanta Elena y Jaime de Marichalar y la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín ha sido sustituida por otra -tomada el día en que se celebró el 70º aniversario de don Juan Carlos- en la que aparecen todos menos el que ha sido marido de la hija mayor de los reyes de España. Hasta que el divorcio no ha sido inscrito en el registro no se ha cambiado la web. Marichalar ya no forma parte de la familia real y ha perdido el título de duque de Lugo que el Rey le concedió cuando se casó con doña Elena el 18 de marzo de 1995 en la catedral de Sevilla.

El ex marido de la infanta pierde el título de duque que le dio el Rey

Marichalar sólo figura en la biografía de doña Elena como ex marido y padre de sus hijos. En el texto se dice: "Con fecha de 21 de enero de 2010 se efectuó la inscripción, en el Registro Civil de la familia real, de la sentencia del procedimiento de divorcio, por mutuo acuerdo, de su matrimonio con don Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada".

El pasado 25 de noviembre, la Infanta y Marichalar y llegaron a un acuerdo de divorcio "de mutuo y común acuerdo", aunque fue el 13 de noviembre de 2007 cuando la pareja anunció "el cese temporal de la convivencia". El divorcio fue negociado por el letrado Jesús Sánchez Lambás, en representación de doña Elena, y por Cristina Peña, en nombre de Marichalar. El comunicado del acuerdo aseguraba que la Infanta y su ya ex marido mantienen "una fluida interlocución en todo lo referente al interés común de sus hijos". Pero no se desvelaban los pormenores del acuerdo para "proteger a los hijos de la pareja menores de edad: Felipe, de 11 años, y Victoria, de 9". En el anuncio también se hacía referencia al "afecto y consideración" que por don Jaime "siente la familia real".

Fuentes cercanas a la Infanta sostienen que doña Elena ha consultado con expertos en Derecho Canónico cómo solicitar la nulidad, ya que a partir de ahora, según las leyes de la Iglesia, si tuviera una nueva pareja tendría prohibido comulgar, por ejemplo, si bien se podría obviar su situación de divorciada y por "misericordia" seguir recibiendo la comunión si ella así lo deseara. El problema con la Iglesia aparecería si doña Elena iniciara una nueva relación, ya que estaría siendo "adúltera".

Expertos consultados aseguran que la Infanta puede argumentar que en el momento de la boda no tenía madurez para asumir las obligaciones del matrimonio o que se vio presionada por las circunstancias. Un portavoz de la Casa del Rey ha asegurado que la pareja no ha iniciado los trámites para la nulidad y que hace falta que ambos estén de acuerdo para pedirla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de febrero de 2010