Reportaje:

Raúl ya es otro Raúl

Tras un tiempo encerrado en sí mismo, el madridista asume su suplencia: "Tenía que llegar"

"En los entrenamientos me tendrán que aguantar", le dijo Raúl a Jorge Valdano en julio pasado. Ante la nueva competencia que se avecinaba, en el Madrid había cierta inquietud por cómo llevaría el capitán, un icono durante 16 años y con un extraordinario peso en el club, su más que posible tránsito hacia el banquillo. Un temor que, al principio, incluso compartió Manuel Pellegrini. El técnico hasta se inventó el término titularísimo para justificar en cierto modo la suplencia de Raúl y destacar su rendimiento y compromiso en el día a día.

Seis meses después de aquel comentario de Raúl a Valdano, el director general, que fue su gran padrino en 1995 y con el que mantiene un gran afecto mutuo, en el Madrid constatan ahora que los temores eran infundados. Opinan que el capitán ha tenido un comportamiento ejemplar. Ha asumido su suplencia con la naturalidad propia de "un hombre de equipo", dicen en los despachos. Eso sí, acompañado por altibajos, por momentos de euforia y momentos en los que se marchaba de Valdebebas cabizbajo. "Al principio, fue muy duro. Se cerró en sí mismo", apuntan en el vestuario.

El club valora la actitud ejemplar del capitán durante estos meses
"Es ley de vida y Raúl, en la suya, nunca se ha rendido", dice Carvajal, su agente

Más información

Cuando ayer le preguntaron cómo había vivido la perdida de protagonismo durante los últimos meses, Raúl asumió que ha llegado su turno. "No jugar a menudo no es la situación más idónea para un futbolista. Llevo tres meses jugando menos. Tarde o temprano, tenía que llegar. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Yo me sigo sintiendo importante. Sé cuál es mi papel y lo acepto con humildad. Voy a seguir ayudando en lo que pueda porque soy un hombre de equipo", subrayó el delantero.

Es la primera vez que Raúl, a sus 32 años, admite públicamente su situación de suplente. La primera ocasión en la que habla como un suplente. Esas palabras de "tarde o temprano tenía que llegar" parecían destilar una rendición. Sin embargo, en su entorno, la mayoría lo interpretó como una simple constatación de la realidad. "Raúl no es tonto. Sabe lo que hay. Pero reconocer la realidad no es ninguna claudicación", asegura Miguel Pardeza, director deportivo. Los que le conocen muy bien cuentan que Raúl se ha dado cuenta de que la velocidad a la que cambian las cosas en el fútbol -véase, si no, lo de Guti- acaba devorándote y ha aprendido a vivir al día.

Desde Valdebebas dicen que es una prueba evidente de que el jugador ha asumido su papel secundario. Al menos, en lo deportivo. "Le costó asimilar lo que todos los demás veíamos claro. Se cerró y fue duro para todos, pero ahora va saliendo poco a poco. Ha trasladado la capitanía del campo al vestuario. Sabe que su papel está ahora allí dentro", dicen fuentes del mismo.

"Lo que ha hecho Raúl es un ejercicio de realismo. Ha visto lo que hay. Se está dando cuenta de que no tiene minutos. Pero va a seguir peleando porque es lo que ha hecho durante 16 años. Hay muchas maneras de ayudar al equipo y él lo está ayudando desde fuera. Su papel en el vestuario sigue siendo fundamental para dejar su herencia y transmitir los valores del club a los más jóvenes", explica Pardeza.

Raúl tiene contrato con el Madrid hasta 2011. En el club nadie asegura, hoy por hoy, que acabe cumpliéndolo. Máxime, cuando la idea de la dirección deportiva es recuperar a Negredo, ahora en el Sevilla, y fichar a otro punta. Lo más probable es que viva una experiencia en el extranjero y que, con el tiempo, regrese al Bernabéu para desempeñar algún cargo.

"Lo que importa ahora es el equipo. Ya habrá tiempo de hablar de mi futuro", apuntó ayer Raúl. "Cumplirá el contrato. Cuando lo firmó, sabía que llegaría a 2011 con casi 34 años", afirma Gines Carvajal, su representante. Lo que no sabía, sin embargo, era que llegaría jugando tan poco. Si en los últimos 15 años promediaba 34 partidos y 3.000 minutos por temporada, ahora que acaba de terminar la primera vuelta ha disputado 758. "Pero es que esto no es como el amor, que llega y se va. No hay una rotura drástica. El fútbol es un proceso con sus más y sus menos y con sus sufrimientos. Es ley de vida y Raúl, en la suya, nunca se ha rendido. Ser menos decisivo no significa ser menos importante", continúa Carvajal.

Ley de vida. Después de sentarse en el banquillo en las citas del Calderón y el Camp Nou, Raúl sabía que este año iba a tener mucha menos presencia en el equipo. Pero nunca lo había asumido públicamente. Desde julio ha aparecido ya cinco veces en ruedas de prensa y su discurso ha ido cambiando a medida que se ha acentuado su condición de suplente. Pero nunca dejó de estar comprometido, Allí estuvo el primero, dando explicaciones, cuando el Madrid vivió una de sus peores humillaciones al caer eliminado en la Copa contra el Alcorcón. Y allí estuvo ayer cuando Gago entró al campo de entrenamiento cabizbajo tras su frustrada salida al Manchester City. Le puso un brazo encima y le sacó una media sonrisa. Suplente, sí; capitán, también.

Hacia la suplencia

- 14-7-2009: "Llevo 15 años luchando. ¿Preparado para asumir un papel secundario? Yo estoy preparado para ser jugador. Cuando lo eres,

sabes que puedes jugar

más o menos,

dependiendo del entrenador. Mi objetivo es estar

en las mejores condiciones".

- 14-9-2009: "Es bueno que se administren los minutos

y lleguemos a los meses finales con las piernas poco cansadas. Las rotaciones

son una sabia decisión".

- 5-11-2009: ¿Entiende

sus suplencias? "No tengo que entender nada

porque soy un jugador

más de la plantilla.

Estaré preparado porque

la temporada es larga

y jugando cada tres días

es casi imposible repetir siempre el mismo once".

- 11-11-2009: "Ya sabía

que este año iba a ser

muy difícil para mí

y que iba a tener mucha menos participación.

Pero seguiré trabajando

y entrenándome

como siempre.

Por eso llevo 15 años aquí.

El día que no me enfade

por no jugar

me iré a mi casa".

- 2-2-2010: "Tarde

o temprano tenía que llegar. El tiempo pone

a cada uno en su sitio.

Sé cuál es mi papel

y lo asumo con humildad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50