"Queremos a mis primos siempre con nosotros"

La juez da a la tía la tutela temporal de dos niños que se llevó el padre

"Contentos del todo no estamos. Queremos que mis primos Natalia y Mario se queden para siempre con nosotros". Esta fue la agridulce sensación que dejó en el seno de la familia Sanchís de Salinas la decisión de la juez de devolver la guarda temporal de Natalia y Mario, de 11 y 13 años, respectivamente, a su tía Conchi. El padre de los chicos aprovechó el fallecimiento en accidente de tráfico de la madre para llevárselos a su domicilio, en otra localidad.

La iniciativa del progenitor de Natalia y Mario, con orden de alejamiento por maltrato a su mujer, de la que estaba separado hace dos años, acarreó una ola de protestas en Salinas en solidaridad con la demanda de la Conchi Sanchís, tía materna de los pequeños, para que el padre se los devolviera y evitar así su desarraigo social.

Además del proceso de separación de sus padres, Natalia y Mario vivieron el pasado lunes otro brutal impacto. Su madre falleció en accidente de tráfico. Dos días después, su padre apareció en el pueblo y se llevó a los dos pequeños. Su tía y el resto de convecinos denunciaron que el progenitor se llevó a sus hijos "en contra de su voluntad". También destacaron que durante los dos últimos años el progenitor no se había preocupado por sus hijos. "No había aparecido por el pueblo y, además, no le pasaba la pensión a su mujer", señaló la tía.

La movilización del pueblo de Salinas en protesta por el desarraigo social y familiar de los dos pequeños y una demanda de la tía materna ya han acarreado la primera resolución judicial. Ayer, según informó el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana, la juez de primera instancia e instrucción de Villena acordó que el padre de los dos menores los entregue a la tía materna.

En el auto, la magistrada resuelve que los menores permanezcan con la familia materna hasta que el progenitor acredite que ambos están debidamente escolarizados en su nuevo lugar de residencia. "Mientras tanto, la tía materna deberá proporcionar el libre acceso al padre a sus hijos siempre que éste lo desee", recoge una nota oficial del TSJ.

La magistrada adoptó la resolución tras explorar a los dos niños y tomar declaración a la asistenta social y a los familiares maternos y paternos de los afectados. En el proceso de divorcio del matrimonio, el juez había otorgado la guarda y custodia de los niños a la madre. Sin embargo, y pese a la condena por malos tratos, no hay ninguna resolución en la que se retire la patria potestad al padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 2010.