Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa a un maestro de Religión por coaccionar al Obispado de Jaén

José N. R., un profesor de Religión de 43 años, tendrá que pagar una multa de 720 euros tras haber sido condenado por el Juzgado 1 de lo Penal de Jaén por un delito de coacciones contra el vicario judicial del Obispado jiennense. El maestro temía perder su empleo en un colegio privado dependiente del Obispado, lo que le llevó a enviar hasta 15 correos electrónicos al vicario amenazándolo con divulgar fotos y conversaciones comprometidas de su persona en caso de que no se le garantizara su continuidad en el centro. El juicio no llegó a celebrarse al alcanzarse ayer un acuerdo entre las partes, que permitió a la Fiscalía rebajar su petición inicial de una multa de 2.700 euros.

Chantaje por correo

Según la información avanzada el pasado sábado por diario Jaén, el profesor ahora condenado envió el primer correo coaccionando al vicario el 3 de agosto de 2007. A partir de ahí se sucedieron otros 14 envíos a través de la Red y otros dos a través del teléfono móvil, y en uno de ellos llegó a pedirle incluso 6.000 euros por guardar silencio. La víctima puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, que abrió una investigación y cuyas pesquisas apuntaron más tarde que detrás de ese chantaje estaba el profesor de Religión que, al parecer, estaría obrando de este modo porque temía perder su puesto de trabajo. "Esto no es una broma. Puede ser, y de hecho es, una bomba para el Obispado y para la provincia. A su tiempo sabrá quien soy yo, pero ahora obedece", le decía en uno de los correos.

El Ministerio Fiscal lo acusaba de "coartar y restringir la libertad de actuación del vicario para someterlo a sus deseos". Aunque el acusado reconoció inicialmente los hechos que se le imputaban, más tarde su abogado defensor negaba su autoría, al negar que el teléfono móvil fuera el de su cliente. Finalmente, en la vista fijada para ayer lunes en el Juzgado de lo Penal de Jaén las partes alcanzaron un acuerdo de conformidad, y el profesor fue condenado al pago de una multa de 720 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010