Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Su nuevo hospital puede estar en la Red

La clínica virtual eDiagnostic busca dominar en España el negocio de la telemedicina

¿Dónde está su cardiólogo? ¿Y su dermatólogo? Estas preguntas pueden acarrear problemas para un paciente si los especialistas que deben diagnosticar su enfermedad se encuentran a cientos de kilómetros de su pueblo. Pero las tecnologías de la información y la comunicación se han propuesto también hacerles la vida más fácil. Es el caso de eDiagnostic, una clínica virtual de especialidades médicas que acaba de arrancar en España.

Su consejero delegado, Santiago de Torres, explica que es un proyecto pionero en España. "No suprimimos la consulta en el médico, que sigue siendo presencial. Simplemente ofrecemos una variedad de especialistas sin límites temporales o espaciales que pueden consultarse mediante Internet", explica.

El fondo Catalana d'Iniciatives es el principal inversor, con cuatro millones

eDiagnostic tiene a 45 especialistas que trabajan a tiempo parcial

El proceso es simple. El paciente acude a su médico y éste hace las pruebas que resulten necesarias, pero en vez de mandar al enfermo al hospital más cercano, el profesional manda por Internet las pruebas realizadas al experto, que puede encontrarse en cualquier parte del mundo. En cuestión de minutos recibe un correo con el diagnóstico.

Hasta la fecha había varios centros de telemedicina, pero eDiagnostic acuna por primera vez en España varias especialidades. Cardiología, oftalmología, dermatología, anatomía patológica y diagnóstico por imagen. "La idea no es nueva. La innovación del proyecto es la integración de todas ellas", dice De Torres. La firma cuenta de momento con seis empresas que suman 45 médicos repartidos en toda España. Todos ellos trabajan a tiempo parcial para la compañía. "Mi objetivo es tener a cientos de médicos a variable", explica con tintes visionarios.

La telemedicina supone también un salto cualitativo en las pruebas de anatomía patológica. En una cirugía por cáncer, las pruebas para detectar si el tejido extirpado era suficiente o no tardaban varios días. Pero el funcionamiento de la telemedicina reduce este proceso a unos minutos. El cirujano recoge una muestra del tejido limpio a simple vista. Envía la imagen de la muestra por Internet a un especialista, que realiza las pruebas pertinentes y resuelve en cuestión de minutos si hay que seguir extirpando o no. "Es más, este patólogo puede estar supervisando varias operaciones simultáneamente", explica De Torres.

Javier Mota es radiólogo y fundador de una de las marcas del grupo, Drim, que se encarga del diagnóstico por imagen. Cuenta con 22 médicos en todo el territorio español "que trabajan desde su casa", cuenta. Su compromiso es entregar el informe en un máximo de 30 minutos si es un caso urgente. "Aunque en realidad puede efectuarse en cinco minutos. Tradicionalmente puede tardar cuatro o cinco días".

Y los costes son limitados. "Si en Madrid es de noche, puede mandarse una radiología a Buenos Aires, donde el especialista todavía trabaja a la luz del sol", explica. El coste laboral es entonces un 30% menor que si se recurre al radiólogo español. Un ahorro factible ahora mediante la telemedicina, aunque eDiagnostic cuenta de momento sólo con médicos españoles.

Santiago de Torres, médico de profesión y delegado de la Generalitat catalana en Madrid con Pasqual Maragall, tiene a Catalana d'Iniciatives como principal inversor. El fondo de capital riesgo participado en parte por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona aportó casi cuatro millones de euros al proyecto. La operación de eDiagnostic ha sido contundente: adquirir seis de las mejores empresas del sector y crear la primera clínica virtual con varias especialidades. "Están empezando a interactuar entre ellas", dice el impulsor, que llegó a ser vicepresidente de Terra-Lycos y director del Plan Nacional contra las Drogas.

De Torres asegura que el negocio va viento en popa. En 2009 ha facturado tres millones de euros, "con un Ebitda [beneficio antes de impuestos] del 30%", exclama para resaltar su eficiencia. En 2010 esperan facturar entre cuatro y cinco millones, una cifra que puede alcanzar los ocho millones en 2011, según sus expectativas.

La empresa cuenta en su cartera de clientes con centros de salud principalmente. El 70% es del ámbito privado. Y es que el principal objetivo de eDiagnostic es proveer de especialistas a zonas con deficiencias, como algunos hospitales extremeños o castellano-manchegos, pone De Torres como ejemplo. Los clientes que poseen son, de momento, los que ya tenían las empresas que eDiagnostic ha comprado. "Pero hemos empezado a hacer campañas en varias comunidades autónomas, no sólo las que tienen estas carencias. El beneficio puede ser para todos", dice. Las aseguradoras y las mutuas son también parte de su cartera.

El grupo pretende que uno de sus principales mercados sea América Latina, aunque De Torres no esconde su interés por el mercado europeo. Pone el ejemplo de una clínica virtual sueca que trabaja para unos 100 centros, principalmente nórdicos. "Pero vieron que ya no hacía falta vivir en Estocolmo y llevan en Barcelona seis años", dice. Pero sus costes son demasiado elevados para que los centros de salud españoles los contraten. Ergo: eDiagnostic puede ofrecer sus servicios a los centros europeos con tarifas mucho menores a las que habitualmente contratan.

De Torres explica que la telemedicina no es nueva, pero es viable ahora gracias a la velocidad de transferencia de datos por Internet. "Podíamos haber hecho esto hace muchos años, pero imágenes tan complejas como las que analizamos tardaban una eternidad en descargarse. Ahora es cuestión de segundos", dice. La telemedicina nació en los años noventa, promovida, como en tantos otros campos, por el Departamento de Defensa de EE UU. "El ejército tenía desplegadas tantas tropas por todo el mundo que no había suficientes especialistas para cubrirlas todas", cuenta.

El telediagnóstico supone un avance en la praxis médica, pero también plantea incertidumbres. ¿Se pierde calidad o confianza cuando su médico especialista ni siquiera sabe quién es usted? ¿Puede un médico no colegiado en España realizar este tipo de servicios? De Torres asegura que sí. El único requisito es que tengan su título homologado en España. eDiagnostic busca ahora médicos en Brasil y Argentina cuya titulación sea compatible con la estatal para que entren a formar parte de la plantilla. Y añade que la confidencialidad del paciente, igual que en la práctica tradicional, está asegurada.

Las seis especialidades de eDiagnostic son sólo un primer paso. Entre las incorporaciones potenciales se halla la medicina nuclear, la neumología, la neurología o la ginecología. Es en casos cómo este último donde realmente se pondrá a prueba la disponibilidad del paciente a entregarse a las nuevas tecnologías.

Europa echa el ojo a la telemedicina

La Comisión Europea lanzó en noviembre de 2008 un plan de acción para implantar la telemedicina en el territorio. Para ello insta a las instituciones a mejorar la confianza en estos servicios. Animaba de esta forma a los Estados miembros a que mejorasen la prestación de diagnósticos telemédicos y desarrollaran la infraestructura de la banda ancha para facilitar la implantación de este modelo. Bruselas remarca que el envejecimiento de la sociedad y el aumento por ello de las enfermedades crónicas necesitará cada vez más una atención médica permanente. Algo inviable en muchas zonas con carencia de profesionales.

Si la tecnología en España todavía es incipiente (Internet de alta velocidad ha llegado más tarde que en otras regiones europeas), los países nórdicos son una buena bandera de la telemedicina. En estos Estados, la historia clínica digitalizada se da en un 90% de los casos. Los datos que maneja la Unión Europea cifran en 20.000 millones de euros el volumen de negocio de la e-salud en el continente.

En España hay regiones que destacan por su implicación en la telemedicina. Es el caso de Andalucía o Extremadura, donde la falta de profesionales en regiones poco pobladas ha favorecido la implantación desde hace 10 años; o Cataluña, que destaca en el tratamiento de enfermos crónicos por teleconsulta. El negocio es tan rentable que hasta Google o Microsoft han creado ya sus propias plataformas de telemedicina. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de enero de 2010

Más información