LA CONSTRUCCIÓN DEL AEROPUERTO ES MÁS CARA Y MÁS LENTA

Un aeropuerto con alas de plomo

Carlos Fabra promete abrir en 2010 el aeródromo proyectado hace 13 años

Trece años después de anunciarse el proyecto y cinco años después de la colocación de la primera piedra, el aeropuerto de Castellón sigue publicitándose como emblema de modernidad de la provincia sin fecha exacta de inauguración. El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha vuelto a anunciar esta semana -como ya hizo en 2008 y 2009- que el aeropuerto de la provincia se inaugurará en "breves meses". La realidad es que 13 años después de que Fabra se marcara como objetivo "prioritario" el aeropuerto está construido, pero éste no tiene suministro ni de luz ni de agua y faltan las vías de acceso, así como saber qué compañías aéreas operarán desde Castellón.

La indefinición, las continuas demoras, los pleitos y la manera de formular su desarrollo ha hecho que otros aeropuertos, planteados con posterioridad, como el de Lleida, hayan tomado este mismo mes la delantera. La instalación aeroportuaria de Lleida, iniciada en 2007, empezará a operar este mes de febrero con Vueling y Ryanair a cuatro destinos europeos, tras haber invertido alrededor de 95 millones de euros en una infraestructura pensada para 400.000 pasajeros y 6.000 toneladas de mercancías anuales.

Aeroport Castelló está hecho pero no tiene luz, ni agua y falta el permiso
La infraestructura abrirá en medio de la crisis económica e inmobiliaria
Más información
Air Berlín recuerda a Castellón que "un aeropuerto no crea un destino"

En Vilanova de Alcolea, el término municipal que acoge el aeropuerto de Castellón a unos 35 kilómetros de la capital, se puede comprobar el avanzado estado de una obra que aún está inacabada. La Generalitat y la Diputación, las administraciones que lo impulsan a través de la sociedad Aerocas, tardaron siete años en poseer los proyectos y autorizaciones necesarias, de 1997 a 2004, año en que se colocó la primera piedra. Y, tras varios aplazamientos, ahora se prevé inagurar este aeropuerto a lo largo del año 2010.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La obra está prácticamente concluida. No sólo se ha construido la pista, se ha levantado la terminal y la torre de control sino que, incluso, se ha decorado el interior, con bancos y papeleras diseñados especialmente. Y además ya se organizan visitas para ver el nuevo aeropuerto. Sin embargo, ni las obras de las vías de acceso, ni las de suministro de luz y agua han acabado.

El escenario socioeconómico al que se enfrenta ahora el aeropuerto de Castellón es bien distinto al que existía cuando se planteó.

La idea surgió en pleno boom urbanístico, con decenas de proyectos de campo de golf salpicando la provincia y la iniciativa de construir el parque temático de Mundo Ilusión. Ahora, las promociones están paradas, los constructores confían en prolongar los plazos para demorar el atractivo turismo de golf y Mundo Ilusión está en dique seco tras negarse la Generalitat a aportar financiación y admitir que ningún empresario apostaba por este tipo de reclamo.

En el aeropuerto de Castellón se invertirán alrededor de 150 millones de euros, tal como apunta el director general de Aerocas, José María García Navas.

La Generalitat arrancó el proyecto con la expropiación del suelo y dejó, por la vía del contrato, la responsabilidad de la construcción y la explotación en manos del sector privado. Pese a sus buenas relaciones con el entonces presidente José María Aznar, Carlos Fabra no logró que el Gobierno asumiera la financiación de esta "indispensable" infraestructura, como tampoco lo hizo la Generalitat, que se convirtió en promotora. El Consell sí se comprometió con la concesionaria del aeropuerto a que, en caso de que no se alcanzasen los 600.000 pasajeros anuales, pagaría seis euros por cada viajero previsto que no utilizase finalmente el aeropuerto. Desde 2003, el Consell ya ha cambiado las condiciones del contrato en tres ocasiones para compensar los costes imprevistos de la concesionaria, pero no ha revisado la previsión de los 600.000 viajeros.

Carlos Fabra comparó la celeridad con la que el Gobierno catalán ha logrado los permisos de Fomento para el aeropuerto de Lleida con las supuestas trabas que tiene el de Castellón. Sin embargo, desde el principio, los promotores de Aerocas sabían que contaban con el inconveniente de que los terrenos elegidos para el aeropuerto era el hábitat del aguilucho cenizo, una especie protegida. Así, la declaración de impacto ambiental obligó a supender las obras cada año durante varios meses para no interferir en la nidificación del ave. Inconveniente al que se unió otra paralización por presunta comisión de delito ambiental y otra tercera de Fomento por carecer el aeropuerto del preceptivo plan director.

Pese a ello, la concesionaria -un consorcio liderado por la constructora FCC- ha ido ejecutando la obra. No ha ocurrido lo mismo con la parte pública. La Administración quedó encargada del acceso y de negociar los suministros de agua y luz y todavía está en obras la autovía CV-10 que ha de enlazar con autopista y carretera nacional.

La luz, según Aerocas podría llegar a finales de enero, aunque el problema no está del todo resuelto. Y sobre el agua, no fue hasta la semana pasada cuando la Diputación de Castellón empezó a pagar las cuotas a los afectados por las obras de abastecimiento de suministro al aeropuerto y se piensa que en junio estará finalizada la obra.

La solicitud de la autorización de apertura, que ha de conceder el Gobierno, ya ha iniciado sus trámites y Aerocas mira el ejemplo de Lleida para lograr las licencias. Aún así, aunque Air Nostrum parece interesada en el aeropuerto de Castellón, nada se sabe de qué compañías y a qué destinos volarán. Y de hecho, ni siquiera se sabe si Aeroport Castelló tendrá controladores propios o no.

Dos realidades

- Coste: En la infraestructura de Castellón ya se han invertido alrededor de 155 millones de euros. El coste declarado en Lleida ha sido de unos 95 millones.

- Empleo: Aeroport Castelló calcula que creará, una vez que empiece a operar, entre 40 y 50 puestos de trabajo directo. Lleida ha empleado 60 personas.

- Capacidad: El aeropuerto de La Plana tiene una pista de 2.700 metros y una terminal de pasajeros de dos plantas que prevé atender 600.000 pasajeros el primer año. La infraestructura catalana con una pista de 2.500 metros ha previsto una terminal para 400.000 pasajeros y 6.000 toneladas de mercancías.

- Conexiones: Aerocas afirma que Air Nostrum está interesada en operar desde Castellón pero no tiene garantizada todavía la presencia de ninguna aerolínea. En Lleida operarán este año Vueling y Ryanair a cuatro destinos diferentes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS