Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Erich Wolf Segal, autor de 'Love story'

El 'best seller' plasmó el espíritu de finales de los sesenta

Erich Wolf Segal, novelista best seller, guionista de cine y profesor de literatura clásica, falleció el domingo 17 a los 72 años en su casa de Londres. Se hizo millonario y mundialmente famoso en 1970, cuando se estrenó en Estados Unidos la película Love story, adaptación de su primera novela, del mismo título.

Hijo y nieto de rabinos, Segal nació en Brooklyn (Nueva York) el 16 de junio de 1937. Se graduó en literatura comparada por la Universidad de Harvard (Massachusetts) y colaboró en algunos guiones cinematográficos, entre ellos el de Yellow Submarine (1968), cuarta película de los Beatles. Fue profesor primero en Harvard y después en Princeton (Nueva Jersey) y Yale (Connecticut). En la Navidad de 1969, escribió un guión sobre el amor imposible de dos jóvenes: Oliver, de familia rica, y Jennifer, de familia pobre. Los dos universitarios se enamoran e intentan construirse una vida propia en Nueva York. Cuando parece que van a conseguirlo, ella muere de cáncer.

Fue novelista, escribió guiones y dio clase en Harvard y Oxford

El guión de Love story fue rechazado por las principales productoras y Segal decidió transformarlo en una novela. Publicada el Día de San Valentín de 1970, fue el libro de ficción más vendido ese año en Estados Unidos. El hijo del rabino se hizo millonario y su historia de amor volvió a su formato original, el cine. Hollywood encargó la adaptación al director Arthur Hiller, con Ryan O'Neal como Oliver y Ali Mc Graw como Jennifer. La película fue nominada a siete oscars, entre ellos el de mejor guión original, escrito por Segal. Pero aquel fue el año de Patton, de Franklin J. Schaffner, y Love story se llevó sólo una estatuilla, la de mejor banda sonora (del compositor francés Francis Lai).

En 1977 y a remolque del éxito, Segal escribió una secuela que retomaba la trama de Love story allí donde se había quedado. Oliver's story narraba los 18 meses posteriores al funeral de Jennifer. También fue adaptada al cine, con guión de Segal y bajo la dirección de John Korty.

En los años ochenta se trasladó a Londres, contratado por la Universidad de Oxford, y alternó la publicación de títulos especializados en cultura clásica con nuevos best seller, como Un hombre, una mujer, un hijo (1980), La promoción (1985) y Doctores (1988).

Profesor de brillantes promociones en Estados Unidos y Reino Unido, en el 2000 vio cómo dos de sus ex alumnos, George W. Bush y Al Gore, competían por ser presidentes de la primera potencia mundial. Para entonces, Love story ya había sido traducida a 33 idiomas y Segal abandonaba la literatura comercial para regresar al tema de su tesis doctoral: la historia de los chistes verdes desde la Grecia clásica hasta Stanley Kubrick. Segal sostenía que el siglo XX había acabado con la comedia como género, y así quedó plasmado en el que fue su último libro, The death of comedy (2001).

Una de sus hijas, Francesca, dijo de él que "servía a un doble propósito: crear un reparto de personajes por los que se preocupaba y hacer que los personajes de su propia vida se preocuparan más por él".

Aunque la cita de Love story más repetida es la de "el amor significa no tener que decir nunca lo siento", ésta otra, en boca de un Oliver devastado por la pena, refleja mejor el espíritu de fin de época que Segal consiguió plasmar durante la larga resaca del mítico festival de Woodstock: "¿Qué se puede decir sobre la muerte de una chica de 25 años? Que era guapa y brillante. Que amaba a Mozart y a Bach. Y a los Beatles. Y a mí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 2010